Blinken acaba su gira por África con promesas de inversiones equitativas en el continente

·4 min de lectura

El secretario de Estado estadounidense acabó su gira por tres países africanos con el propósito de reanudar las relaciones entre Washington y los países del continente africano. Con el transfondo de la crisis globalizada en el continente y de una guerra comercial entre China y la Casa Blanca, África parece volverse en poco tiempo el foco de las nuevas decisiones geopolíticas internacionales.

Este sábado 20 de noviembre fue el ultimo día de la primera gira del secretario de Estado Unidos, Anthony Blinken, por tres países africanos (Nigeria, Senegal y Kenia). Este día firmó en la capital de Senegal varios contratos de construcción de infraestructuras con el gobierno local, valorados en mil millones de dólares.

El secretario de Estado estaodunidense afirmó en rueda de prensa que con estso contratos se pretende asentar valores compartidos entre las dos naciones “como la transparencia, le rendición de cuentas, el Estado de derecho, la competencia y la innovación”. Blinken subrayó que se espera asímismo “crear empleos locales, proteger a los trabajadores y al medio ambiente y reducir la corrupción”.

Al final del día, Blinken aprovechó sus últimas horas para tocar el tema de la posible presencia de mercenarios rusos en Mali, cuyo gobierno de transición estaría negociando con la compañía paramilitar Wagner. El país, que está en una situación de gran inestabilidad, ya vivió dos golpes de Estado en menos de un año y estaría llevando a cabo controvertidas negociaciones para que los paramilitares de Wagner entrenen al Ejército del país africano.

"(Mali) es un eje para la estabilidad futura en el Sahel. Estamos profundamente preocupados por su estabilidad y los tentáculos del extremismo y el terrorismo que están extendiéndose en la región", dijo Bliken en una rueda de prensa conjunta en Dakar con la ministra de Asuntos Exteriores de Senegal, Aïssata Tall Sall. Blinken lamentó también la posibilidad de que “actores externos se involucrasen para hacer las cosas todavía más difíciles".

Este viernes, el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, cuyo país tiene militares desplegados en Mali, dijo en una entrevista que para Francia sería "inaceptable" que los mercenarios de Wagner se desplegaran en Mali.

Por otro lado, el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ha dicho que la empresa tiene un derecho "legítimo" a estar en Malí porque fue invitada por el gobierno de transición y ha insistido en que el gobierno ruso no está implicado.

Una crisis globalizada en el continente

Blinken aprovechó su visita para abordar temas sensibles que preocupan a la Casa Blanca, como la guerra en Etiopia o el reciente golpe de Estado en Sudán en el que murieron decenas de protestantes en protestas reprimidas por las fuerzas de seguridad. Blinken citó también la proliferación del “autoritarismo”, que no parece hacer excepción en el continente.

El jefe de la diplomacia estadounidense comenzó su gira este pasado miércoles en Kenia con un llamamiento a que el Gobierno etíope y los rebeldes de la región norteña de Tigray negocien "un cese de las hostilidades sin precondiciones". Blinken afirmó en varias ocasiones, que "no hay solución militar para este conflicto" y urgió a las partes a dialogar "pronto" para resolver sus "diferencias".

Desde Nigeria, un día más tarde se declaró "profundamente preocupado" por la respuesta de los militares de Sudán contra los manifestantes y exigió el fin de la violencia.

"El pueblo de Sudán ha dejado claro en repetidas ocasiones sus aspiraciones por la democracia (...). Eso es lo que quieren y eso es lo que apoya la comunidad internacional", enfatizó Blinken.

Guerra política y comercial entre EE. UU. y China

El mismo viernes, el jefe de la diplomacia estadounidense había asegurado que se buscaba una "cooperación más eficiente" con África, y tratar con el continente como un "gran poder geoestratégico".

Blinken afirmó en varias ocasiones a lo largo de su gira que Estados Unidos invertiría en el continente sin "deudas que no puedan manejar". Junto a ello criticó indirectamente diferentes proyectos internacionales -principalmente los chinos- de infraestructuras que proliferaron esta última década y que han endeudado significativamente a más de un país africano.

Asimismo alertó que esos acuerdos podían ser, en ocasiones, "opacos, coercitivos, cargar a los países con una deuda inmanejable, ambientalmente destructivos, y no siempre benefician a las personas que realmente viven allí". Con Estados Unidos, concluyó,+ se harán “las cosas de una manera diferente".

China se empoderó del liderazgo económico en África desde 2009, manteniendo su posición de principal socio comercial del continente africano de una manera cada vez más indiscutible.

Con este viaje, Joe Biden quiere restaurar las relaciones entre Washington y el continente africano.

A finales de este mes, Senegal acogerá una importante cumbre entre África y China que tratará de reforzar la cooperación entre ambos bloques y apostar por un desarrollo sostenible.

Con EFE, AP y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente