Blanca Portillo: Clarissa Dalloway me ha dado paz y me ha hecho mejor persona

La actriz, productora y directora española Blanca Portillo durante la presentación de "Mr Dalloway", un recorrido de 24 horas por la vida de Clarissa, una mujer superficial y dependiente, inmersa en una vida insustancial en la que ha sobrevivido a costa de no mirar atrás, una hipnótica historia que supone la vuelta de Blanca Portillo al teatro. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

València, 10 ene (EFE).- La actriz Blanca Portillo considera un "privilegio" interpretar al personaje de Clarissa Dalloway, la protagonista de la obra "Mrs Dalloway" basada en la novela homónima de Virgina Woolf, cuyo punto de vista le ha aportado "mucha paz" y le ha enseñado a "apreciar la vida de otra manera".

"Siempre he pensado que los personajes aparecen en mi vida. Algo de mí les debe invocar, algo que yo no controlo, y aparecen para darme lecciones y ser mejor persona", ha señalado Portillo durante la presentación en rueda de prensa de la obra, que se representa este viernes, mañana y el domingo 12 de enero en el Teatre Principal de València, impulsada por el Institut Valencià de Cultura.

"Mrs Dalloway" es una versión de Michael de Cock, Anna Maria Ricart y Carme Portaceli, directora también de la obra, y además de Blanca Portillo, cuenta en su su cartel con los Nelson Dante, Inma Cuevas, Zaira Montes, Gabriela Flores, Jordi Collet y Jimmy Castro.

Portillo ha asegurado que no había leído la novela y que cuando le ofrecieron el papel la leyó hasta cinco veces, pero no veía su proyección teatral hasta que Portaceli le envió el texto de su adaptación y sintió que Virginia Woolf "estaba dentro, que no se había perdido la esencia y ese flujo mental en la novela estaba muy presente".

Sobre su personaje, Clarissa, con la que comparte la misma edad, ha destacado que le da "mucha paz", y sus reflexiones le han enseñado a "apreciar la vida de otra manera".

"Es increíble que una obra en la que no se cuenta prácticamente nada, no tiene nada que ver con lo habitual, dé una lección tan grande", ha señalado la actriz madrileña, como apreciar que "cada día de nuestra vida está lleno de millones de cosas importantísimas a las que a veces no les damos ningún valor".

Para Portillo, otro de los aciertos del texto ha sido excluir al personaje de Richard Dalloway del escenario, aunque esté presente en la obra, y el hecho de que presente el origen del feminismo, no el de "pancarta y grito", sino "una cuestión de libertad interior y de querer ser como una es y convivir con ello en estado de felicidad".

El personaje, ha añadido, ha llegado además en el mejor momento de su vida y ya no se levanta por la mañana sin empatizar con los demás sino ser "sensible" con cualquier cosa que le pasa en el día a día.

Según la directora de la obra, Carme Portaceli, Virginia Woolf "entra en el corazón y el alma humana" a través de sus personajes, y ha señalado que en el mundo actual, con un nivel "cada vez más bajo" en el lenguaje y mensajes de los principales líderes sociales, como políticos o futbolistas, "el teatro empieza a quedar como el único reducto de humanidad".

La obra, añade, con una puesta en escena muy sencilla, es totalmente actual, en el que el público puede verse identificado con los personajes, sus historias y sus frustraciones.

"Mrs Dalloway aborda temáticas como el feminismo, el mercantilismo, la bisexualidad, el vacío existencial y el suicidio, en este caso de una mujer, Angélica, una escritora, basada en la historia, diarios y escritos de la propia autora de la novela, que no se ve como una tragedia sino como una condición necesaria para que los demás valoren la vida.

El texto realiza un recorrido de 24 horas en la vida de Clarissa Dalloway, desde que empieza a preparar una fiesta para su marido hasta la celebración de la misma, marcado por las horas que tocan la campana del reloj, por el tiempo que va pasando y que lleva a la protagonista al pasado y al presente.