Cómo Bizarrap ha revolucionado la música sin moverse de su habitación

·5 min de lectura
Bizarrap en un evento en noviembre de 2021. (Photo: John Parra via Getty Images)
Bizarrap en un evento en noviembre de 2021. (Photo: John Parra via Getty Images)

Bizarrap en un evento en noviembre de 2021. (Photo: John Parra via Getty Images)

Es difícil tener Spotify, acceder a YouTube o simplemente ver la tendencias de Twitter sin encontrarse con el nombre de Bizarrap. Para el que desconozca el género urbano no será más que otro nombre más en uno de esos amplios listados de artistas que firman las canciones

Sin embargo, este artista que se esconde tras sus características gafas de sol y su gorra, ha conseguido reinventar el género con las sesiones musicales en su estudio y cada producción con un nuevo artista de rap o reguetón se cuela en apenas horas en los rankings de lo más escuchado en Spotify.

“Bizarrap cuenta con la plataforma de habla hispana más grande, con más de 3.000 millones de vistas por su trabajo, colaborando con artistas internacionales desde el estudio de su casa”, señalaba James Corden al presentarle en el programa de entrevistas The Power Of Reinvention.

El DJ y productor argentino de 24 años ha conseguido este éxito con sus Music Sessions poniendo como protagonistas al artista invitado en su estudio —en su habitación sin gran despliegue técnico aparente—, mientras él aparece en un segundo plano en la mesa de mezclas.

El sistema de estas sesiones es el siguiente, tal y como recoge la periodista Carmen Pacheco en un hilo de Twitter, Bizarrap ofrece una colaboración, compone una base exclusiva al artista, le invita a su casa a grabar la canción con la letra que el invitado ha compuesto a raíz de la base.

El argentino juega un papel fundamental en el proceso de composición de la canción y decide cuándo sacar cada sesión... o incluso no sacarla —por ejemplo, se dice que tiene una con C. Tangana, tal y como recuerda Pacheco en un hilo de Twitter—.

Del mismo modo, cada una de las sesiones, numeradas y en orden —excepto el número 23 con Paulo Londra que se saltó en febrero de 2020 para publicarla en abril de 2022, dos años después, con homenaje a Michael Jordan por su dorsal incluido— constituye un hito mensual que medio mundo espera y sus promociones y conceptos lo hacen como un todo que coleccionar.

Por su mesa de arreglos han pasado nombres como Residente, Nathy Peluso, Nicki Nicole, Nicky Jam o Eladio Carrión. Sin embargo, Bizarrap también utiliza su plataforma para dar cabida a nombres más desconocidos de la industria como Show Tha Product o L-Gante.

Cercanía como clave del éxito

Su escenario austero: un estudio en una habitación, y tres cámaras con algunos focos de colores, no es una escenografía que hasta ahora se considerase a priori de éxito. Sin embargo, cada uno de estos elementos está estudiado a la perfección para transmitir una cercanía que se ha incrementado más aún con la pandemia y el confinamiento.

“Quiero que los jóvenes de 15 años, como yo fui, se vean reflejados en eso, en mí. Estoy armando el camino para que si sale un productor de 15 años, que quizás ni se identifique con mi música, pero que vean un referente que yo en su momento no veía como productor”, explicó el propio Bizarrap en una entrevista en Filo News.

Este fenómeno no es algo aislado, sino que se trata de un acercamiento al espectador que prima las sesiones de artistas aislados en directo como son las Gallery Sessions o las Colors Sessions, pero con la firma Bizarrap y centrándose únicamente en géneros urbanos como el trap, rap o reguetón.

La clave del éxito de este formato es también que no se repita artista y que se genera una recirculación tanto en Spotify como en YouTube —a través de vídeos recomendados— de uno a otro, sin importar quién sea el protagonista. El género en este caso son las propias sesiones de Bizarrap.

Paralela a esta tendencia a grabar sesiones en una habitación y no elaborados videoclips, está el protagonismo de la figura del productor, anteriormente oscura y en la sombra del artista principal, véase al gran creador de figuras del pop Max Martin.

Lo mismo sucede con otros nombres como Kygo, que consigue liderar festivales de música electrónica DJ, o Finneas, productor, compositor y hermano de Billie Eilish, que también lanzó en 2020 su primer disco en solitario.

Lo que los diferencia de otros productores es que todos ellos cuentan con formación musical. De hecho, en el caso de Bizarrap, su formación musical se ha visto influenciada por su centro escolar, donde se le daba gran importancia a las artes. En su adolescencia compuso canciones por hobby y, con 13 años, empezó a introducirse en el mundo del freestyle.

Del freestlye a las Music Sessions

Gonzalo Julián Conde, nombre real del artista, empezó desde entonces a experimentar con distintos softwares de producción musical hasta llegar a las sesiones de Freestyle creadas en 2018, que han evolucionado a las Music Sessions actuales.

No fue hasta 2019 cuando consiguió colarse en los rankings musicales con una de estas creaciones, la sesión 13 junto a Nicki Nicole, que logró el número 3 en las listas de éxitos de Argentina. A esto le siguió un doble disco de platino con la sesión de Nathy Peluso y el triple disco de platino con Nicky Jam.

Ahora que sus temas son un hito mundial, no es Bizarrap quien espera a que los artistas le acepten su propuesta, sino que todos los artistas urbanos esperan entrar en su peculiar paseo de la fama.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente