El bikini que vale 1,20 euros se agota en horas y despierta la indignación de las redes sociales

Redacción El HuffPost

Llega el verano y con él los bikinis y los bañadores para ir a la playa o a la piscina. Para facilitar la elección, las grandes marcas del sector intentan innovar en el diseño pero manteniendo un precio asequible. 

Así, la marca británica Missguided ha lanzado recientemente un bikini que ha levantado la voz de los más críticos.

La polémica viene por su precio, ya que es de una libra, es decir, 1,20 euros. Los consumidores, internautas e incluso algunas ONGs han reivindicado que el coste es demasiado bajo y que una prenda no se puede fabricar por ese precio. 

Según aseguran, material con el que se realiza y el salario de los trabajadores debería ser superior a ese precio. El movimiento global y reivindicativo Fashion Revolution, con casi 300.000 seguidores en Instagram, ha compartido una publicación en esta red social alertando sobre esta prenda. 

“Aunque el precio no siempre es una medida precisa para conocer las condiciones laborales y los salarios de los trabajadores en la cadena de suministros, el precio de una libra envía un mensaje peligroso sobre el valor que ponemos en la ropa, la tasa a la que lo consumimos y los medios de vida de los que trabajan en el sector”, han afirmado. 

Además, también han recriminado que precios tan bajos solo llevan a un mayor consumo por parte de la sociedad: “Cuando la ropa cuesta menos que el precio de un café nos anima a comprar más cosas de las que realmente necesitamos, sin pararnos a considerar si las necesitamos a largo plazo o no”. 

Aunque la publicación se ha viralizado por numerosos medios de comunicación británicos y de todo el mundo, la prenda se ha agotado. 

Además, en...

Sigue leyendo en El HuffPost