Bigote Arrocet deja a María Teresa de "agresiva" en pocas palabras

·3 min de lectura
MADRID, SPAIN - MAY 10:  Teresa Campos and Edmundo Arrocet present the album 'Una bella historia' at the house of Teresa Campos on May 10, 2018 in Madrid, Spain.  (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)
Edmundo deja a Teresa Campos de 'agresiva' en su entrevista (Photo by Europa Press/Europa Press via Getty Images)

Edmundo Arrocet ha vuelto a España para quedarse en el ideario de todos como el hombre que desmontó la imagen de anciana desvalida que pretenden que tenga María Teresa Campos.

La veterana periodista siempre ha sido una mujer segura de sí misma, mandataria y de armas tomar. Ahora, a sus 80 años, no iba a cambiar la historia y más porque los caracteres fuertes se suelen acentuar con la edad y, en su caso, así lo ha demostrado en sus últimas apariciones públicas.

Tanto su bronca con Jorge Javier Vázquez en el ‘Deluxe’ como la tensión soberbia entre ella e Isabel Gemio en su entrevista para Youtube pusieron de manifiesto que Teresa no lleva bien el verse “apartada” de su profesión y sus actitudes denotan cierta frustración al no asumir, quizá, que es la hora de retirarse.

La Campos, ya por edad, podría estar viviendo feliz y relajada, disfrutando de las mieles de su duro trabajo de décadas ante las cámaras, sin embargo, nada más lejos de la realidad. Desde que rompió con Edmundo Arrocet, está más infeliz y expuesta mediáticamente que nunca en toda su carrera.

Ahora que Bigote ha participado en ‘Secret Story’ no duda en protagonizar la portada de la revista ‘Lecturas’ con una entrevista exclusiva en la que defiende su verdad. El humorista asegura estar enfadado dado que: “Se han dicho barbaridades de mí, estoy cabreado y me duele. Se ha mentido mucho”.

También ha querido hablar de la versión de Teresa que asegura que él la dejó con un frío mensaje de WhatsApp y sin previo aviso convirtiéndose en la gran víctima de su historia de desamor. Respecto a esto, Bigote suelta una bomba que deja a la periodista en un lugar no demasiado agraciado.

“Pienso mucho en cómo Teresa pudo decir que la dejé por WhatsApp cuando no es verdad. Es una mentira infame.” Y, a raíz de esto, espeta: “El día que dejé a Teresa hizo unos gestos que no me gustaron. Nunca me ha gustado la agresividad”.

Con esta sutil pero directa frase, Bigote dice en otras palabras que Teresa se puso agresiva cuando él la dejó, dejándola de desquiciada o de despechada al momento de la ruptura. Esta imagen sostendría que la versión posterior contada por la presentadora y sus hijas en televisión, sería un plato de venganza servido en caliente.

Digo en caliente porque la verdadera venganza se sirve en plato frío y, para muestra, esta entrevista de Bigote. Como él mismo afirma: “He estado callado durante dos años y medio, se han dicho barbaridades de mí” y, al parecer, ya no se calla más aunque se lleve por delante la imagen de la mujer a la que amó.

Por si sus impactantes palabras sobre los gestos agresivos de María Teresa Campos al notificarle que la dejaba no fuesen suficientes, también mete ‘caquita’ entre ella y sus hijas asegurando a la revista que: “A Teresa no le gustaba ver los programas donde salía su hija y yo tampoco quería que los viera”.

¿Insinúa Edmundo que María Teresa tiene celos de la carrera profesional de su hija Terelu? En un principio suena absurdo ya que fue gracias a ella que Terelu es quien es hoy en día. Pero, si partimos de la base de que quizá Teresa no asume su retirada profesional y que Terelu está en lo más alto, ¿no tendría sentido el comentario que sutilmente lanza Arrocet?

Está claro que Bigote sabe medir muy bien sus tiempos y sus palabras así como sus silencios. Sus declaraciones están llenas de sutilezas que siguen manchando el malogrado nombre de María Teresa Campos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente