¿Se imaginan este titular en Alemania?

El dictador Francisco Franco.

Tres compañeros de partido de Angela Merkel premiados han sido premiados por la Fundación Hitler por defender “la memoria del ‘Fuhrer'”. La lista de premiados incluye a un diputado del Parlamento alemán y dos alcaldes de ciudad. Y todos ellos han sido condecorados como ‘Caballeros de Honor’ de la institución que honra al excanciller alemán e incumplir la ley que prohíbe la exaltación del nazismoy de cualquier tipo de simbología nazi. La entrega de premios ha tenido lugar durante la cena anual que conmemora el aniversario del golpe militar y el Tercer Reich. El acto sirvió, además, para premiar a la familia de un exgeneral rebelde.

Dudo mucho que alguien haya acabado de leer el párrafo sin pestañear y preguntarse si el autor de este blog se ha vuelto loco o si, directamente es el día de los Inocentes.


El caso es que todo lo contado es una verdad a medias. Es cierto que ha existido una lista de premiados, y que las condecoraciones se entregaron durante una cena que honra un levantamiento golpista. Pero no ha ocurrido en Alemania. Donde algo así es impensable. Sino que ha ocurrido en España.

Aquí la Fundación Nacional Francisco Franco ha premiado a varios cargos del Partido Popular por defender “la memoria del Caudillo” e incumplir la ley de Memoria Histórica. Los condecorados como ‘Caballeros y Damas de Honor’ de la institución que honra al dictador han sido el secretario provincial del PP en Badajoz y diputado en la Asamblea de Extremadura, Juan Antonio Morales, y los alcaldes de Alberche del Caudillo (Toledo) y Guadiana del Caudillo (Badajoz), Ana Rivelles y Antonio Pozo. Y la cena de gala, como ha publicado La Marea, tuvo lugar el pasado día 2 de diciembre con la idea de conmemorar el aniversario del nacimiento del militar golpista y de la propia institución. El acto sirvió además para premiar, entre otros, a la familia del exgeneral rebelde José Sanjurjo, recientemente exhumado en Pamplona.

Y no sólo eso. Sino que los premiados han redoblado sus fuerzas por honrar al dictador. Así lo señaló Antonio Pozo en su discurso de agradecimiento que recoge la web de la Fundación: “Mientras el que esté os habla, respire y sea alcalde, nadie borrará la historia de Guadiana del Caudillo”, población de la que es alcalde. En la misma línea se expresó Rivelles, quien prometió seguir defendiendo “la historia y la obra de Francisco Franco”.

Y esto ocurre porque en Alemania se han tomado en serio la Memoria Histórica. Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, el país teutón ha tenido leyes estrictas en cuanto a la prohibición de la propaganda nazi y, de acuerdo con el código penal, la diseminación de propaganda de organizaciones anticonstitucionales, como el partido nazi, es un acto criminal, sujeto a penas de cárcel de hasta 3 años o a una multa. Además de esto, el uso de símbolos de dichas organizaciones, como la esvástica, es también penable.

De acuerdo España no es Alemania. ¿A quién se asemeja más, a Italia? Pues tampoco. Nada de esto sería posible en el país transalpino. De los tres estados europeos que fueron víctimas del fascismo, sólo el español no prohíbe el uso de símbolos fascistas en su Constitución.

De hecho Amnistía Internacional (AI) ha acusado esta semana a las autoridades españolas de “obstruir” sistemáticamente las investigaciones sobre los crímenes cometidos durante la Guerra Civil (1936-39) y la dictadura del general Francisco Franco (1939-75). ¿Tomará cartas en el asunto el Gobierno? Esperen sentados.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines