Bienal de Lyon o la muestra que llena de arte los lugares más emblemáticos de la capital del Ródano

·4 min de lectura
Bienal de Lyon o la muestra que llena de arte los lugares más emblemáticos de la capital del Ródano

Acaba de inaugurarse la Bienal de Arte Contemporáneo de Lyon. La presente edición se desarrolla en muchos de los lugares emblemáticos de la ciudad: yacimientos arqueológicos romanos, solares industriales, museos religiosos y de historia natural... Así, se ha recurrido a todas las artes y todas las épocas, con la ayuda de la mayoría de las instituciones culturales de la ciudad. El objetivo era liberalizar y desacralizar el arte contemporáneo.

"En Lyon, tenemos la suerte de contar con una visibilidad de la historia a través de su arquitectura, de sus museos... Así que, ha habido una gran colaboración, desde la Antigüedad hasta hoy día, que nos permite establecer ese vínculo entre el arte contemporáneo, tal y como lo imaginamos hoy, y el arte antiguo, y observar todos los vínculos que se pueden crear entre estas dos temporalidades, y sus artistas, en cualquier caso", declara Isabelle Bertolotti, codirectora de la Bienal de Lyon.

Las antiguas instalaciones de Fagor son el mayor espacio expositivo de la Bienal. Todas las formas artísticas están presentes, desde la pintura hasta el sector multimedia, pasando por la escultura y la fotografía.

La actual edición de la Bienal, titulada "manifiesto de fragilidad", cuenta con dos comisarios de renombre mundial.

"Muchos de los artistas que muestran sus obras aquí, proceden del Líbano o de cualquier otra parte del mundo. Uno de los aspectos que nos guiaron a Till y a mí... fue pensar en artistas que piensan en la fragilidad, en el material que utilizan, en las historias que abordan, y en las cuestiones que plantean y las preguntas que se hacen", afirma Sam Bardaouil, comisario de arte de la Bienal de Lyon 2022.

"Son artistas de todo el mundo, que hablan de ciertas cosas. En cierto sentido, creemos que es igualmente importante disponer de ese ‘acceso vertical’ del tiempo para establecer una visión de que, realmente, las cosas regresan. Tal vez no somos tan diferentes ahora de lo que era la gente hace 2000 años. La tecnología puede cambiar. Pero, fundamentalmente, tal vez, todavía somos las mismas personas. Y, en el sentido de una lección muy importante de comprensión, somos ‘una humanidad’ en muchos aspectos", señala Till Fellrath, comisario de arte de la Bienal de Lyon 2022.

Una de las instalaciones más llamativas es sin duda la del artista belga Hans Op de Beeck; en un enorme espacio, una ciudad o campamento posapocalíptico titulado: "Fuimos los últimos en quedarnos".

"Quitamos el color. Como espectadores, somos los únicos elementos de color que caminan por él. Así que, al vernos en estos escenarios grises, destacamos de forma muy extraña porque somos, totalmente, elementos de color, y así representamos una especie de distinción entre la vida real, tal y como es, a todo color, y una especie de abstracción de la realidad. Como, por ejemplo, ocurre con la fotografía en blanco y negro, que también se abstrae del tiempo y el espacio", explica Hans Op de Beeck.

Otro lugar destacado de exposición, es el antiguo Museo Guimet de Historia Natural de Lyon, con una muestra monumental del francés Ugo Schiavi titulada ‘Sistema de memoria injertada’.

"Este museo de historia natural se está transformando en un centro de datos, pero es un centro de datos que ya ha sido abandonado, por lo que se trata de un futuro que ya está abandonado, en el que los cables se llevan como raíces. Así, las plantas han sustituido, finalmente, a toda la información que pasa por todos estos cables, y a todos esos datos", declara el artista francés Ugo Schiavi.

El Museo de Arte Contemporáneo de Lyon acoge una gran exposición sobre Beirut y los ‘dorados años sesenta’.

Obras de ayer y de hoy, con muchos artistas contemporáneos libaneses; en particular, Joana Hadjithomas y Khalil Joreige, una pareja de artistas visuales que han creado una instalación multimedia increíblemente intensa, en torno a la explosión del 4 de agosto.

"Nuestro estudio en Beirut fue destruido, junto con gran parte de nuestras obras. Esto nos hizo reflexionar mucho sobre la fragilidad del arte, y la fragilidad de las instituciones que tienen que protegerlo. Como formaba parte de la temática, trabajamos en torno a ello, en cierto modo, como un símbolo de la violencia de la explosión", afirma Joana Hadjithomas.

Artistas y aficionados al arte tienen una cita con "manifiesto de fragilidad", en Lyon, hasta el 31 de diciembre de 2022.