Las relaciones casi inexistentes de España y Bielorrusia

·4 min de lectura

La decisión de Bielorrusia de hacer aterrizar un avión europeo para detener a un periodista crítico con el régimen ha provocado un auténtico terremoto en la Unión Europea. Si en 2020 este antiguo país soviético acumuló portadas por las masivas protestas de su población contra el Gobierno de Alexander Lukashenko, que acumula seis mandatos y casi 27 años al frente de la nación, en este 2021 el arresto de Roman Protasevich también ha estado rodeado de polémica. 

Los bielorrusos interfirieron en un vuelo comercial que tenía como origen y destino dos países de la Unión Europea (Grecia y Lituania) y bajo el pretexto de una supuesta amenaza de bomba aprovecharon para detener a este periodista opositor. Una situación que debilita aún más las relaciones diplomáticas de Bielorrusia con la UE.

Bielorrusos se manifiestan en Madrid contra Lukashenko. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)
Bielorrusos se manifiestan en Madrid contra Lukashenko. (Photo by Oscar Gonzalez/NurPhoto via Getty Images)

Y es que no se puede olvidar que el país tiene hasta tres fronteras terrestres con ella (Lituania, Letonia y Polonia). En el caso de España, las relaciones bilaterales entre ambas naciones siempre han sido escasas.

Empezaron en 1992, poco después de su independencia de la Unión Soviética, y se prolongan hasta la actualidad, pero nunca ha sido un socio importante para los intereses españoles. 

Buena prueba de ello es que los bielorrusos ocupan el puesto 106 como cliente y el 130 como proveedor en las clasificaciones de países por exportaciones e importaciones españolas respectivamente, según datos oficiales.

Esta lejanía también se muestra en que España no cuenta con embajada en Bielorrusia, aunque sí hay representación diplomática a través de un consulado honorario en Minsk, así como un Centro Español de recogida de solicitudes de visado. 

Hay que tener en cuenta que el Estado español cuenta con 215 Embajadas y Consulados en el mundo, una amplia presencia internacional que no tiene reflejo en el país bielorruso al no considerarse hasta el momento como un lugar estratégico para los intereses exteriores de España.

Por tanto, son la Embajada española en Moscú y el Consulado General de España en Moscú los que se encargan de los asuntos relativos a Bielorrusia. Aunque los datos oficiales muestran que en los últimos años sí que ha habido un cierto acercamiento, aunque todavía muy tibio.

El mejor ejemplo es que en el año 2018 los bielorrusos decidieron abrir una embajada en Madrid que actualmente se encuentra en funcionamiento y que se sumó a los dos consulados honorarios que ya se encontraban en el país, en las ciudades de Barcelona y Alicante.

La embajada española en Moscú es la que se encarga de los asuntos de España en Bielorrusia. (Photo by Artyom Geodakyan\TASS via Getty Images)
La embajada española en Moscú es la que se encarga de los asuntos de España en Bielorrusia. (Photo by Artyom Geodakyan\TASS via Getty Images)

A ello se suma un ligero incremento en el comercio bilateral que se caracteriza por las exportaciones por parte de España a Bielorrusia de máquinas y aparatos mecánicos, vehículos automóviles, manufacturas de hierro y acero y aparatos y material eléctrico y las importaciones de muebles, abonos y vidrio. 

En la actualidad se están negociando acuerdos en diferentes ámbitos (cooperación penal, cooperación civil y consultas políticas entre Ministerios de Exteriores) y se intenta dinamizar unas relaciones tradicionalmente casi inexistentes.

Francia, Italia y Alemania sí están

Tanto es así que la expedición de visados a los residentes en Bielorrusia que se proponen viajar a España corresponde a la embajada de Francia en Minsk por la ausencia de embajada, aunque el Estado español ha abierto además un centro de externalización de visados en la capital bielorrusa.

En este sentido, otras potencias europeas como es el caso ya comentado de Francia, además de Italia o Alemania sí que tienen embajada en la antigua nación soviética, por lo que España es la única de los cuatro países de la UE que no tiene representación diplomática al más alto nivel.

En lo que respecta a la posición española en las protestas en favor de la democracia que tuvieron lugar en el 2020, estuvo alineada con la Unión Europea y se caracterizó por la defensa al derecho de los manifestantes a expresarse y por la condena a la violencia y represión ejercida por el Estado.

Está por ver cómo afecta este último incidente a las relaciones bilaterales bielorrusas con la Unión Europea en su conjunto y con España en particular. Los pasos adelante dados en los últimos años ahora pueden suponer varios atrás.

EN VÍDEO I Pillan a la policía marroquí abriendo sus fronteras a los inmigrantes

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente