Bruselas prepara nuevas sanciones a Bielorrusia y abre la posibilidad de un muro para proteger la UE

·5 min de lectura

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha anunciado este miércoles desde Varsovia (Polonia) “actuar con rapidez y decisión” en la crisis de la frontera polaco-bielorrusa, y por ello prepara nuevas sanciones contra el que ha calificado de ataque “híbrido, brutal, violento e indigno”.

“Las sanciones están sobre la mesa. Ahora debemos coordinarnos con los Estados miembros para identificar las herramientas más eficientes”, ha apuntado en rueda de prensa.

Además, durante su intervención no ha descartado la posibilidad de construir “una infraestructura física” entre Polonia y Bielorrusia para proteger la Unión Europea y que se debatirá en el Consejo en los próximos días.

Por su parte, el Gobierno polaco ya inició hace poco la construcción de un muro y un sistema de vigilancia a lo largo de los 420 kilómetros de su frontera con Bielorrusia, para lo que ha asignado unos 350 millones de euros.

Michel se ha entrevistado con el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, quien a su vez ha destacado que no se trata “de una crisis migratoria, sino una crisis política desencadenada con el propósito especial de desestabilizar la situación en la Unión Europea (UE)”.

Ambos líderes han coincidido en que el régimen de Aleksander Lukashenko es culpable de la situación en la frontera, donde se acumulan cientos de migrantes y se han registrado varios intentos violentos de pasar a territorio polaco de manera ilegal.

Morawiecki ha señalado que “los acontecimientos de los últimos días son una prueba para Polonia y una prueba para Europa”, y ha añadido que su Gobierno es consciente de que puede producirse una escalada “arriesgada” y que “la situación puede empeorar”, por lo que habrá que “lidiar con las estrategias de provocación” de Bielorrusia.

Además ha anunciado que solicitará a la UE que impida los vuelos comerciales entre Oriente Medio y Minsk, para bloquear la afluencia de ciudadanos de esos países hasta la frontera polaca a través de territorio bielorruso.

EEUU se pronuncia

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, ha afirmado que la Unión Europea impondrá nuevas sanciones contra individuos y empresas de Bielorrusia “la próxima semana”.

“Ampliaremos nuestras sanciones contra Bielorrusia muy rápido, a principios de la semana que viene”, ha confirmado Von der Leyen en declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, después de reunirse con el presidente de EEUU, Joe Biden.



Von der Leyen ha asegurado, además, que por lo que le informó este miércoles Biden, “Estados Unidos tendrá en efecto sanciones (contra Bielorrusia) a principios de diciembre” por el mismo tema.

”(Biden y yo) compartimos absolutamente la conclusión de que este es un ataque híbrido de un régimen autoritario para tratar de desestabilizar a sus vecinos democráticos, y de que no tendrá éxito”, ha recalcado Von der Leyen.

La presidenta de la Comisión comunitaria ha añadido que coordinará junto a Biden “sus contactos con los países de origen” de los inmigrantes, en su mayoría kurdos procedentes de Siria e Irak, que llegaron el lunes a la frontera con Polonia acompañados por efectivos de las fuerzas de seguridad bielorrusas.

Los refugiados se encuentran ahora en tierra de nadie, ya que Polonia aprobó medidas que permiten la expulsión por la fuerza de los inmigrantes irregulares mientras Minsk derogó el acuerdo de readmisión con la Unión Europea.

En sus contactos con los países de origen de los inmigrantes, Biden y Von der Leyen acordaron pedir que “cuiden de sus ciudadanos, para que no caigan en la trampa del régimen (del presidente bielorruso, Aleksándr) Lukashenko”, ha concluido.

Bielorrusia mira a Putin

El ministro de Exteriores de Bielorrusia, Vladimir Makei, ha acusado este miércoles a sus países vecinos y a la Unión Europea en su conjunto de provocar el repunte migratorio de estas últimas semanas, fruto de una supuesta “intimidación política” frente a la que Minsk recibe el apoyo explícito de Moscú.

Makei, de visita a la capital rusa, ha criticado que el quinto paquete de sanciones contra el Gobierno de Alexander Lukashenko esté ya “en camino”, en este caso por la “crisis migratoria”, según la agencia de noticias BelTA. Los Veintisiete acordaron el martes endurecer la tramitación de visados para altos cargos del régimen bielorruso.

Frente a esta “presión de sanciones en aumento”, Bielorrusia mira a Rusia en busca de una “respuesta conjunta” que, por el momento, se circunscribe a la retórica política. Makei ha defendido las relaciones con Moscú como un modelo, ejemplo de una buena sintonía que también expusieron el martes Lukashenko y su homólogo ruso, Vladimir Putin, en una conversación telefónica.

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, ha defendido por su parte que las sanciones económicas deben ser una medida de ”último recurso”, para contener amenazas para la paz y la seguridad internacionales, y solo previo acuerdo del Consejo de Seguridad Nacional de la ONU.

En este sentido, considera que la adopción de sanciones de forma “unilateral” van en contra del Derecho Internacional y solo sirven para añadir presión a gobiernos cuestionados desde Occidente, como sería en este caso la Administración encabezada por Lukashenko.

El Ministerio de Exteriores de Rusia también ha salido al paso de las acusaciones vertidas desde el Gobierno polaco y que vinculan a Moscú con este repunte de las llegadas de migrantes a las fronteras de países de la UE. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, también ha tachado de “inaceptables” estas acusaciones, según la agencia de noticias Sputnik.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente