Biden y Putin mantendrán una llamada el jueves para abordar la crisis en la frontera ucraniana

·4 min de lectura

El presidente estadounidense, Joe Biden, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, mantendrán una conversación en la que abordarán la creciente tensión en la frontera entre Rusia y Ucrania, a raíz de la concentración de miles de soldados rusos en la separación entre ambos países.

Este 29 de diciembre, la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Emily Horne, informó que el presidente del país mantendrá una conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin, el jueves, en aras de abordar la situación en la frontera ucraniana.

Un alto cargo de la Administración de Biden -que pidió no ser identificado- indicó en una conferencia telefónica con periodistas que la llamada se concretó a petición Moscú.

"Cuando el presidente Biden pidió hablar con el presidente Putin en el transcurso de 2021, el presidente Putin dijo, 'sí, hablemos'. Y cuando el presidente Putin dice, 'estoy interesado en tener una llamada telefónica', el presidente Biden dice 'sí'", indicó el funcionario.

La llamada también fue confirmada por Moscú. Según indicó la agencia de noticias Reuters, el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, se militó a decir que estaba programada para "el jueves por la noche", sin dar más detalles.

EE. UU. reitera su disposición para ayudar a Ucrania militarmente

En la misma jornada, Antony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, mantuvo una llamada con Volodímir Zelenski, el presidente de Ucrania. En esta conversación, Blinken reiteró el "apoyo inquebrantable de EE.UU. a la independencia, soberanía e integridad territorial de Ucrania".

Por su parte, el alto funcionario estadounidense que se dirigió anónimamente a la prensa este miércoles aseguró también que Washington estaría dispuesto a reforzar la defensa militar de Ucrania en caso de una invasión por parte rusa, una hipótesis que ha crispado los nervios de Occidente en las últimas semanas y que el Kremlin niega.

"Estamos preparados para proveer a Ucrania de más ayuda para defender su territorio y responder a una potencial ocupación rusa en las próximas semanas", indicó el funcionario cuyo nombre no ha sido revelado.

Si bien el presidente estadounidense ha impulsado la vía diplomática para atenuar la tensión, su Administración ha sido clara en que podría imponer sanciones económicas a Moscú o incluso impulsar su apoyo a la OTAN en caso de una invasión a territorio ucraniano.

En aras de buscar la cooperación regional, Horne también manifestó que Biden ha hablado recientemente con líderes europeos y que funcionarios de su Administración han estado en contacto con la OTAN, la Unión Europea y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

La presencia de tropas rusas, la fuente de la tensión con Occidente

En los últimos dos meses, Moscú ha concentrado decenas de miles de tropas en la frontera de Ucrania, algo que ha alarmado a Occidente, pues considera que se puede tratar de un posible ataque al país vecino.

Putin, por su parte, niega tener planes de atacar a Ucrania y responsabiliza a la OTAN de la actual tensión militar por su expansión cada vez más cercana a territorio ruso. Hace seis días, en su rueda de prensa anual, el mandatario ruso exigió a Estados Unidos y a la OTAN "garantías inmediatas de seguridad" y pidió a la organización militar no incluir a Ucrania entre sus miembros.

La reciente tensión entre Rusia y Ucrania tuvo un clímax 2014, cuando Moscú se anexó la península de Crimea. Desde entonces, los separatistas luchan contra las tropas de Kiev en el este de Ucrania, mientras este último sigue reclamando la soberanía del territorio anexado.

La conversación entre Biden y Putin se llevará a cabo 23 días después de una videoconferencia de ambos mandatarios, en la que Biden advirtió que respondería a un posible ataque de Rusia a Ucrania "con fuertes medidas económicas" que podrían incluir la suspensión del gasoducto ruso Nord Stream 2, previsto para transportar gas de Rusia a territorio alemán.

Se celebra también dos semanas antes de que funcionarios Rusos y Estadounidenses celebren una cumbre conjunta en la que no está confirmada la presencia de ambos mandatarios y que tendrá lugar el 10 de enero. Tras ello, el 12 de enero se prevé un encuentro entre Rusia y la OTAN, seguido de otra cumbre el 13 de enero en la que participarán Moscú, Washington y otros países europeos.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente