Biden elige al diplomático William Burns como jefe de la CIA

Francesco FONTEMAGGI
·3 min de lectura
William Burns, la elección del presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, para dirigir la CIA

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció este lunes la nominación de William Burns, uno de los artífices de las conversaciones con Irán que el futuro mandatario demócrata pretende relanzar, como jefe de la Agencia Central de Inteligencia (CIA).

Junto con Avril Haines, elegida como coordinadora de inteligencia nacional, este antiguo diplomático de carrera de 64 años, que ha servido en todas las presidencias tanto demócratas como republicanas, tendrá la complicada tarea de pasar página de la administración de Donald Trump.

El mandatario saliente despreció, e incluso contradijo, constantemente a sus agencias de inteligencia, negando o minimizando, por ejemplo, la injerencia rusa en las elecciones de 2016 con las que accedió a la Casa Blanca. También fue acusado de querer politizar estas instituciones poniendo a sus fieles a la cabeza.

En caso de ser confirmado por el Senado, William Burns se convertirá en el primer diplomático de carrera al frente de la CIA, la poderosa agencia de contraespionaje estadounidense con 21.000 empleados. No es ni un político, ni un militar, ni un miembro de la élite de la inteligencia, como la mayoría de sus predecesores.

"Bill Burns es un diplomático ejemplar con décadas de experiencia en el escenario mundial manteniendo a nuestro pueblo y nuestro país sano y salvo", afirmó Biden en un comunicado.

"Comparte mi convicción profunda de que la inteligencia debe ser apolítica", añadió el presidente electo, que asumirá sus funciones el 20 de enero.

Burns debe suceder a Gina Haspel, directora del a CIA desde 2018, sustituta a su vez de Mike Pompeo, uno de los mayores fieles a Trump, cuando el presidente republicano le nombró secretario de Estado.

Diplomático durante 33 años, Burns fue embajador en Rusia entre 2005 y 2008, y ocupó altos cargos en el Departamento de Estado. El próximo jefe de la CIA se retiró de la diplomacia en 2014 antes de presidir el Fondo Carnegie para la Paz Internacional, un centro de reflexión dedicado a las relaciones internacionales con sede en Estados Unidos.

- Experiencia con Irán -

Burns es el segundo vicesecretario de Estado del expresidente demócrata Barack Obama (2009-2017) que se integra en el equipo de seguridad nacional de Joe Biden, después de Antony Blinken, quien se pondrá al frente de la diplomacia estadounidense. El nombre de Burns ya se barajó como posible secretario de Estado de la nueva administración, dada su gran experiencia con Irán.

Durante la presidencia de Obama, estuvo implicado en las negociaciones secretas realizadas en 2011 y 2012 en Omán con este país enemigo, pese a la ausencia de relaciones diplomáticas con Estados Unidos. Estos diálogos abrieron el camino para los oficiales establecidos después entre Téhéran y las grandes potencias (Estados Unidos, China, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido), que desembocaron el acuerdo de 2015 con el que se pretendía evitar que la República Islámica se dotara de un arma nuclear.

Donald Trump abandonó el pacto en 2018, por juzgarlo insuficiente, y restableció y endureció más tarde las sanciones estadounidenses contra Irán.

Joe Biden se ha comprometido a regresar al acuerdo y levantar las sanciones, a condición de que Teherán vuelva a aplicar restricciones a su programa nuclear, del que comenzó a alejarse en represalia a la "presión máxima" ejercida por Washington.

"La estrategia de presión máxima de la administración Trump fue bastante insensata", valoró Bill Burns durante una conferencia en octubre, antes de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, saludando la posición "razonable" de quien entonces era el candidato demócrata.

Antes, sin embargo, avisó de que un retorno al acuerdo era "mucho más fácil de decir que de hacer", debido a los "daños cometidos en los últimos años".

jm/fox/gma-rs