Biden denuncia ante la ONU que Rusia quiere borrar a Ucrania del mapa

·4 min de lectura

Naciones Unidas, 21 sep (EFE).- El presidente de EE.UU., Joe Biden, denunció este miércoles ante la ONU que Rusia quiere borrar a Ucrania del mapa y pidió al mundo que actúe con firmeza para frenar la agresión rusa, que viola "descaradamente" los principios fundacionales del organismo.

"Esta guerra busca acabar con el derecho a Ucrania a existir como Estado", afirmó el mandatario estadounidense ante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Biden consideró que las recientes pruebas de matanzas de civiles en Ucrania, como la exhumación de cadáveres en Izium, deberían "helarle" a uno la sangre y criticó los referendos "falsos" convocados por prorrusos ucranianos en las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, así como los territorios ocupados de Jersón y Zaporiyia para su integración con Rusia.

Condenó, además, las acciones que ha tomado en las últimas horas el presidente Vladímir Putin, quien ordenó la movilización parcial de 300.000 reservistas rusos para la guerra en Ucrania y avisó que su país usará "todos los medios", en alusión a sus armas nucleares, para defenderse de Occidente.

UNA APELACIÓN DIRECTA A PUTIN

El líder estadounidense dedicó buena parte de su intervención a hablar de la guerra en Ucrania y mencionó en varias ocasiones por su nombre al presidente ruso, el único líder al que se dirigió directamente durante su discurso en el que también habló de la relación de EE.UU. con China.

"Putin asegura que él tenía que actuar porque Rusia estaba siendo amenazada (pero) nadie amenazó a Rusia. Solamente Rusia fue la que buscó el conflicto", dijo nada más empezar.

Biden aseguró que la guerra fue la "elección" de un solo hombre, Putin, y lo acusó de querer "borrar" del mapa a Ucrania, en una violación "descarada" de la Carta de las Naciones Unidas, el documento fundacional de la organización y eje del orden liberal global creado tras la Segunda Guerra Mundial.

El mandatario denunció el uso del veto de Rusia para impedir que el Consejo de Seguridad de la ONU actúe en la guerra en Ucrania y reclamó una reforma de ese órgano, un asunto que lleva décadas en la agenda del organismo aunque hasta ahora no ha habido ningún avance para que se materialice.

A continuación, con los ojos de los líderes del mundo fijos en él, el mandatario pidió al resto de naciones que actúen con firmeza ante la "brutal e innecesaria guerra" de Ucrania y refuercen su ayuda a ese país, al que EE.UU. ya ha entregado 15.200 millones de dólares solo en asistencia militar desde que Biden llegó al poder en enero de 2021.

CASI 3.000 MILLONES EN AYUDA ALIMENTARIA

Biden también usó su discurso para intentar ganar el apoyo de aquellos países que durante meses se han mantenido más o menos al margen de la guerra en Ucrania, como puede ser el caso de la India, aunque no mencionó a ninguno.

Para ello, el mandatario anunció una ayuda de 2.900 millones de dólares para combatir la crisis alimentaria, agravada por la guerra en Ucrania y que ha hecho numerosos países en vías de desarrollo tengan que pagar precios más altos por alimentos básicos, además de haberse visto privados de los fertilizantes que necesitan para sus cultivos.

"Mucha gente está sufriendo en todos los países del mundo. Sin importar lo que nos divida, si los padres no pueden alimentar a sus hijos, nada más importa. Nada importa si los padres no pueden alimentar a su hijos", señaló Biden dando un tono más apasionado a esta parte de su alocución.

CHINA, IRÁN Y LA AMENAZA NUCLEAR

Aunque Biden se centró en la guerra en Ucrania, también usó su discurso para tranquilizar al Gobierno chino al afirmar que su país no busca una "Guerra Fría" con Pekín y reiterar que no apoyará ningún cambio unilateral del statu quo con Taiwán, cuya soberanía reclama China.

Biden, además, aprovechó para alertar de otras "tendencias preocupantes" en el ámbito de la proliferación nuclear, mencionando tanto a China y Rusia como a Corea del Norte e Irán.

En el caso de Irán, Biden dijo que está listo para volver al pacto nuclear de 2015, abandonado por EE.UU. durante la Administración de Donald Trump, siempre que Teherán cumpla con sus obligaciones.

"Estados Unidos es claro: nunca permitiremos a Irán hacerse con un arma nuclear. Sigo pensando que la diplomacia es la mejor forma de lograr este resultado", señaló.

Después de su discurso, Biden se reunió con el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, y se prevé que durante el día también se encuentre con la primera ministra de Reino Unido, Liz Truss, en el que será el primer encuentro bilateral entre ambos.

Beatriz Pascual Macías

(c) Agencia EFE