Biden anunció una donación de vacunas para acelerar el combate de la pandemia

·4 min de lectura

Este miércoles, en una cumbre virtual, el presidente estadounidense contó que está en negociaciones con la farmacéutica Pfizer con la misión de comprar 500 millones de dosis extras destinadas a países en vías de desarrollo con el objetivo de acrecentar el ritmo de inmunización a nivel mundial. “Ese es el liderazgo estadounidense en el escenario mundial”, afirmó el mandatario en su cuenta de Twitter.

Si bien los países más desarrollados del mundo están en el tramo final de la pandemia del Coronavirus, terminando paulatinamente con las restricciones que acarrearon durante casi dos años, el peligro a nivel global aún está lejos de finalizar. Según los números que maneja la Organización Mundial de la Salud, apenas un 40% de la población mundial estará inmunizada completamente a fin de este año.

En este contexto, este miércoles, quien dio un paso adelante en esta lucha fue el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, al anunciar negociaciones avanzadas con la farmacéutica Pfizer para adquirir 500 millones de dosis con la idea de donarlas a las naciones en desarrollo para acelerar el ritmo de vacunación.

El aviso se dio en el marco de una cumbre virtual sobre la pandemia con motivo de la semana de debates de la Asamblea General de la ONU. "Estados Unidos está comprando otros 500 millones de dosis de Pfizer para donar a países de ingresos medios y bajos en todo el mundo que se habrán repartido para el año que viene en estas mismas fechas", manifestó.

Mil millones de vacunas, la impactante cifra que Estados Unidos le dona al mundo

En su carrera por posicionarse como el país líder en el enfrentamiento a la pandemia, con el anuncio de los 500 millones de dosis que les

brindarán a los territorios más desfavorecidos del mundo, los norteamericanos alcanzarán más de mil millones de vacunas otorgadas, de las cuales solamente 160 millones fueron dadas hasta hoy.

Biden manifestó el compromiso de entregar tres vacunas al resto del mundo por cada una que aplique en Estados Unidos. Además, parafraseó a Franklin D. Roosevelt, quien en la Segunda Guerra Mundial dijo que iban a ser “el arsenal de la democracia”. El actual jefe de Estado afirmó que serán “el arsenal de vacunas” del planeta.

Los estadounidenses apuntan a acrecentar el porcentaje de vacunados y entre enero y septiembre apunta a entregar 800 millones de vacunas, coincidiendo con las cifras que estipula la OMS de llegar a los 70% de vacunados a esa altura del año. Además, anunciaron que invertirán 370 millones de dólares en el transporte y administración de esas dosis en los países carenciados.

Por último, Estados Unidos también perfila a combatir la crisis del suministro de oxígeno para atender a los contagiados con el coronavirus, aumentar las pruebas de detección y los conjuntos de protección personal.

Estados Unidos llamó a los demás líderes a sumarse a la campaña para acelerar el fin de la pandemia

Junto al anuncio de los 500 millones de vacunas de Pfizer para entregar a los países menos desarrollados, Joe Biden también apuntaló a las naciones poderosas del planeta a acompañarlos en la lucha por incrementar la vacunación global.

“Necesitamos que los otros países de altos ingresos cumplan con sus propias donaciones y promesas de vacunas ambiciosas”, subrayó Biden tras sacar a la luz una alianza con la Unión Europea con el fin de establecer un lazo más firme para trabajar en esta problemática y distribuir vacunas a países en vías de desarrollo.

No obstante, el líder norteamericano pidió que esas dosis que entreguen los demás países sean donadas y no vendidas a las naciones de ingresos más bajos ni que arrastren consigo condiciones políticas.

Kamala Harris propuso un fondo de prevención para futuros problemas biológicos

La vicepresidenta de los Estados Unidos basó su participación en proponer la creación de un “fondo de salud global” que sea respaldado por el Banco Mundial de 10 mil millones de dólares, al cual consideró un “imperativo estratégico”.

Harris advirtió que no hay fondos suficientes para prevenir futuras amenazas biológicas. “Hemos aprendido el costo de no prepararnos. Con cada muerte, hemos aprendido demasiado sobre la gravedad de este costo. Y es el momento, entonces, de actuar”, afirmó la dirigente norteamericana.

Estados Unidos fue el país más golpeado por la pandemia al padecer más de 670 mil fallecidos y 42,4 millones de contagios.

Con EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente