BHP y Vale apuntan a un acuerdo antes del 30 de junio por la catástrofe de Brasil

La planta de la compañía minera brasileña Samarco, propiedad de BHP Billiton y Vale SA, en Mariana, estado de Minas Gerais, en plena reconstrucción el 26 de octubre de 2016 tras la catástrofe ambiental de 2015

Vale (Swiss: VALE.SW - noticias) y BHP Billiton (NYSE: BBL - noticias) anunciaron este jueves un protocolo de acuerdo con la justicia brasileña para alcanzar antes del 30 de junio un acuerdo definitivo sobre las decenas de millones de dólares de indemnización por los daños que causó el colapso del embalse de desechos mineros en 2015.

El 5 de noviembre de 2015 un embalse de desechos mineros colapsó en el estado brasileño de Minas Gerais (sudeste de Brasil) desatando un torrente de lodo que enterró un pueblo y dejó un saldo de 19 muertos, centenares de desplazados y la peor tragedia ambiental de la historia de Brasil.

En marzo de 2016, el Gobierno brasileño convino un plan de indemnización a 15 años de 20.000 millones de reales (6.100 millones de dólares) con la compañía brasileña Samarco, controlada por el brasileño Vale y la angloaustraliana BHP Billiton.

Pero el monto fue considerado muy insuficiente por la justicia.

La justicia brasileña evaluó en mayo en 155.000 millones de reales (47.500 millones de dólares) el "valor inicial" de las reparaciones reclamadas a Samarco y sus dos propietarios.

Vale y BHP anunciaron el jueves un acuerdo preliminar con la justicia brasileña para hallar al 30 de junio un acuerdo definitivo sobre esta demanda de compensación.

El gigantesco torrente de lodo sumergió completamente centenares de kilómetros cuadrados en la región, incluido el pueblo de Bento Rodrigues, y se extendió sobre 650 km por dos Estados brasileños. El Rio Doce, uno de los más importantes de Brasil, llevó los desechos hasta el Océano Atlántico, con consecuencias desastrosas para miles de habitantes de la región y la economía local.

Miles de animales murieron, zonas de selva tropical protegidas terminaron devastadas y 280.000 personas quedaron sin agua.

El efecto del torrente hizo que los metales pesados del lecho del río subieran a la superficie, más arriba del nivel autorizado, lo que obligó a las autoridades a suspender las actividades de pesca.

Las operaciones mineras sólo se reanudarán según BHP "si se las considera seguras, viables económicamente, y si tienen el respaldo de la población".

"La reanudación de las operaciones implicaría autorizaciones gubernamentales, licencias de las autoridades del Estado, una reestructuración de la deuda de Samarco y acuerdos comerciales con Vale en cuando al uso de sus infraestructuras", indica el comunicado.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines