Beta Forn, Oriol Sànchez y Laura Turull: "Nuestros padres no son violentos”

Pol Pareja

Beta Forn, Oriol Sànchez y Laura Turull tenían una hoja de excel con los contactos de un centenar de personalidades del mundo de la cultura de todo el país. Entre los tres se repartieron el trabajo y los fueron llamando uno a uno para plantearles un proyecto: elaborar un vídeo con protagonistas no independentistas que, sin embargo, consideran que los políticos catalanes no deberían estar en prisión preventiva.

Meses después, el proyecto sigue parado. De los 100 contactados, solo cuatro o cinco han accedido a participar. El resto ha respondido lo mismo: "Es una injusticia su situación, tenéis razón, pero no puedo arriesgarme a perder mi trabajo".

Es inevitable ver en los rostros de Laura, Beta y Oriol los rasgos de sus padres. Las cejas, la nariz, los labios, recuerdan a tres cargos que durante los últimos meses han aparecido a diario en los medios. Estos jóvenes universitarios, de entre 19 y 20 años, son los hijos de Jordi Turull (exconseller de Presidencia), Joaquim Forn (exconseller de Interior) y Jordi Sànchez (expresidente de la ANC).

Sànchez lleva más de 6 meses en prisión. Forn ingresó en Estremera el 2 de noviembre y Turull entró por segunda vez en la cárcel el pasado 23 de marzo. Los tres se enfrentan a largas condenas y están acusados, entre otros, de delitos de rebelión y sedición por la organización de la votación del 1 de octubre de 2017.

"Lo vamos normalizando"

Si algo lamentan los hijos de Turull, Forn y Sànchez es que, a medida que pasan los meses, la situación se va convirtiendo en algo normal. "Es triste, pero incluso nosotros lo vamos normalizando", reconoce Oriol Sànchez.

Los tres ya consideran algo habitual el viaje mensual de varias horas hasta la cárcel. Se han acostumbrado a escribir y recibir cartas, a la frialdad del vis a vis en prisión y a las llamadas por la noche que se cortan a los cinco minutos.

Tras unos meses de visitas, ya saben que el viaje de ida a la cárcel suele hacerse con ilusión...

Sigue leyendo en El HuffPost