Berlín convierte un antiguo aeropuerto en centro de refugiados

Berlín habilita un antiguo aeropuerto para dar cobijo a 3.600 refugiados. Una de las pistas del aeródromo de Tegel, en desuso, albergará dos enormes tiendas de campaña con cabida para miles de personas. Las antiguas terminales se utilizan ya desde primavera para que puedan vivir allí refugiados procedentes de Ucrania. La ciudad calcula que tendrá que dar alojamiento hasta a 10.000 personas de aquí a final de año.

"Berlín necesita muchas más plazas y crearlas es un trabajo muy duro. Nos encontramos en una situación especial. (...) Al fin y al cabo, estamos en estado de emergencia desde finales de febrero y sabíamos que teníamos que preparar un invierno excepcional a partir de esta situación”, lamentaba Katja Kipping, senadora berlinesa de Integración, Trabajo y Asuntos Sociales.

Desde el comienzo de la guerra, cerca de un millón de personas han huido de Ucrania a Alemania, de las cuales 100.000 están alojadas en Berlín, muchas de ellas también en casas particulares, y cada vez son más las que buscan viviendas de alquiler.