El Benfica aviva fantasmas y deja a Koeman en la cuerda floja

·3 min de lectura

La goleada 3-0 recibida ante el Benfica el miércoles en la Champions, reavivó las dudas sobre el juego del Barcelona y volvió a dejar al técnico Ronald Koeman en la cuerda floja, a las puertas de un partido liguero contra el Atlético de Madrid.

"Siniestro total", "Hundidos", "Esto es una pesadilla"..., la prensa española se mostró unánime este jueves tras la segunda derrota y también goleada encajada por el Barça en Champions.

En su peor arranque en Europa desde que se juega el actual formato de Champions, el Barça es farolillo rojo del grupo E sin ningún gol a favor y seis en contra.

"El Barça no da la talla en Europa", tituló este jueves el director del diario catalán Mundo Deportivo, Santi Nolla, en su columna, poniendo el acento en la falta de juego y pasividad del equipo.

"Ayer perdió ante un Benfica que le superó en físico, velocidad y definición", escribió Nolla.

El equipo volvió a mostrarse blando en defensa ante las acometidas lusas e impreciso en ataque, donde disparó en sólo ocho ocasiones y ninguna de ellas entre los tres palos.

- 'Situación crítica' -

"Al final donde se deciden los partidos es en las áreas y ahí no hemos estado lo contundentes que deberíamos haber estado tanto en ataque como en defensa", admitía tras el partido Sergio Busquets a Movistar+.

"Estamos en una situación crítica", añadió el capitán azulgrana, que prefirió no hablar sobre una posible destitución del técnico Ronald Koeman, principal damnificado por el tropezón del miércoles.

Cuestionado en los últimas semanas por el juego y los resultados del equipo, Koeman parecía haber tomado algo de aire con la victoria 3-0 sobre el Levante en LaLiga el pasado fin de semana.

Pero el Benfica se encargó de borrar la ilusión y volver a colocar en el centro de todas las miradas al técnico holandés, que en la rueda de prensa previa al Levante había recordado que el Barça es un equipo en reconstrucción.

En esa rueda de prensa, en la que se limitó a leer un comunicado sin preguntas, Koeman pidió apoyo expreso al proyecto que lidera, lo que fue interpretado por la prensa como un desafío al presidente azulgrana Joan Laporta a decidir si lo respalda o no.

Laporta rebajó la tensión con declaraciones apaciguadoras, pero tras la debacle del miércoles en Lisboa, ni siquiera Koeman se atrevía a hacer un pronóstico sobre su continuidad en el banquillo azulgrana.

"De mi futuro no quiero decir nada porque no sé lo que piensa el club y no está en mis manos", afirmaba el técnico azulgrana en rueda de prensa tras el encuentro.

- Reunión de urgencia -

La prensa española informa este jueves que Laporta llevó a cabo una reunión de urgencia de madrugada con el vicepresidente Rafa Yuste, el director de fútbol Mateu Alemany, y el asesor del presidente, Enric Masip.

"El crédito del técnico holandés está agotado y su destitución ahora sí parece inevitable", escribió este jueves el diario Sport.

La única duda que parece planear es si esta eventual destitución se produciría inmediatamente sin esperar al importante partido de Liga contra el Atlético del sábado en el Metropolitano o si podrían esperar al parón de selecciones de las próximas dos semanas.

Entre los nombres que más suenan para eventualmente sustituir al holandés figuran la leyenda azulgrana Xavi Hernández y el actual seleccionador de Bélgica, Roberto Martínez.

Y mientras el Barcelona, que también tiene que hacer frente a sus urgencias económicas decide qué hacer en el banquillo, el sábado se perfila un importante encuentro contra el Atlético de Madrid.

Sexto clasificado en el campeonato, a cinco puntos del líder, el Real Madrid, pero con un partido menos que los blancos, el Barça no puede permitirse tropezar para no perder la estela de los equipos cabeceros.

gr/pm

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente