La gran mentira de las bondades del chocolate negro

·7 min de lectura
El <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/chocolate-beneficios-ri%C3%B1ones-puede-evitar-formacion-calculos-renales-080940950.html" data-ylk="slk:chocolate;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">chocolate</a> es más conocido como un dulce indulgente, e históricamente también se ha consumido por sus supuestas propiedades beneficiosas para la salud. Pero a pesar de que el cacao contiene más antioxidantes que la mayoría de los <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/los-alimentos-con-mala-fama-de-los-que-no-hay-que-privarse-si-se-tiene-cancer-115613189.html" data-ylk="slk:alimentos;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link rapid-noclick-resp yahoo-link">alimentos</a>, muchos se pierden en el proceso de fabricación, y su efecto se diluye al mezclarlo con otros ingredientes ocultos en las tabletas. (Foto: Getty)
El chocolate es más conocido como un dulce indulgente, e históricamente también se ha consumido por sus supuestas propiedades beneficiosas para la salud. Pero a pesar de que el cacao contiene más antioxidantes que la mayoría de los alimentos, muchos se pierden en el proceso de fabricación, y su efecto se diluye al mezclarlo con otros ingredientes ocultos en las tabletas. (Foto: Getty)

Las personas golosas que no pueden vivir sin tomarse algo dulce cada día tienen todas sus esperanzas puestas en el chocolate negro: "Si tomo el del 70 por ciento, no hay problema". Además nos autoconvencemos de sus propiedades beneficiosas: es un alimento energético por su contenido en grasas saludables, aporta fibra, magnesio y un alto contenido sustancias antioxidantes como los flavonoides. Si hasta ayuda a estar de buen humor y mejorar el flujo sanguíneo, ¿qué más se puede pedir?

Pues lo siento, pero no todo es tan bonito como parece. Los amantes del chocolate nos 'tragamos' todas las noticias que hablan sobre los beneficios del chocolate para justificar su consumo pero hay cosas que no nos han contado. Este es el problema

Ya de partida hay que asumir que el chocolate negro comercial ni siquiera es cacao. Sí, puede contener un alto porcentaje de cacao, del 75 al 99 por ciento, pero ha sufrido un procesamiento muy específico para ser más apetecible y atractivo, y en ese proceso se eliminan muchos de los flavanoles, los antioxidantes que pueden ayudar a controlar la inflamación, proteger las células del daño provocado por los radicales libres y ayudar a prevenir enfermedades y mantener la salud física y mental en general. 

Sin embargo, estos supuestos beneficios del chocolate que se atribuyen a sus flavanoles naturales solo se encuentran en el cacao crudo, el fruto de la planta utilizada para hacer chocolate negro,Theobroma Cacao. En griego, Theobroma significa "alimento de los dioses”, y cacao, "rojo", que se interpreta como fuerza y fuego. Pero ese no es precisamente el chocolate que comemos habitualmente, ni tampoco el que nos venden. 

Las tabletas y los bombones que solemos comprar no están fabricados con cacao crudo o en polvo. Esto es debido a que el cacao, naturalmente, tiene un sabor muy fuerte y picante, que proviene de los flavonoides. Cuando el cacao se procesa pasa por diferentes pasos para reducir este sabor, y cuanto más se procesa (fermentación, alcalinización, tostado, etc.), más flavonoides se pierden.

Es más, algunos fabricantes usan un proceso alcalinizante conocido como 'holandés' para hacer que el chocolate negro sepa menos amargo, y eso destruye casi todos los flavanoles. Y muchos otros añaden azúcar, manteca de cacao y grasa para endulzar el chocolate, diluyendo aún más los compuestos vegetales naturales.

Es decir, que el cacao es la materia prima, que es donde encontramos las verdaderas propiedades, pero al transformarlo en chocolate, parte de esas propiedades se pierden. Mucha gente no es consciente de esto, pero la realidad es que la mayoría de los chocolates comerciales están altamente procesados. Por tanto, a pesar de que el chocolate negro contiene flavanoles antioxidantes del cacao, dicha cantidad es mucho menor a la del cacao puro o en polvo. 

Así que si alguna vez crees que el chocolate negro que compras en el super contiene los niveles más altos de flavonoides, dependiendo de cómo se haya procesado, esto puede no ser cierto. 

Por ejemplo, esos chocolates en los que pone “cacao 75 por ciento” bien visible tienen truco. Si te fijas bien, el porcentaje que aparece en el listado de ingredientes es menor. En algunos nos encontramos con que su contenido en cacao es del 50-52 por ciento. Lo cual significa que incluye más cantidad de otros ingredientes, como frutos secos o relleno. Es decir, que una cosa es el porcentaje de cacao que contiene el chocolate y otra, el porcentaje de cacao en el producto final.

Además de la manteca de cacao (grasas saturadas nocivas para la salud), cacao en polvo o pasta de cacao, esas tabletas contienen grandes cantidades de azúcar (que varía según su porcentaje de cacao) y, según la marca, puede llevar algún saborizante como vainilla o algún otro ingrediente. 

Y es que según advierten los dietistas-nutricionistas como Julio Basulto, Alejandro Oncina o Juan Revenga, lo del 'chocolate negro' es simplemente una denominación comercial con mucho tirón. 

"Algunos no cumplen las normas de composición porque no incorporan suficiente cacao -es un producto caro-, o porque añaden ingredientes que no están autorizados: son los sucedáneos de chocolate. Tienen su norma propia y se caracterizan porque pueden ser confundidos con el chocolate, pero la manteca de cacao ha sido sustituida total o parcialmente por otras grasas vegetales comestibles o sus fracciones hidrogenadas o no hidrogenadas y por ello deben tener una diferenciación clara en el etiquetado", tal y como recoge El comidista en El País.

Para diferenciarlos no queda más remedio que leer la letra pequeña. En la etiqueta, cerca de la lista de ingredientes debería poner “contiene grasas vegetales además de manteca de cacao” o “sucedáneo de chocolate”.

En realidad, no deberíamos ni siquiera considerar chocolates con un porcentaje de cacao por debajo del 70 por ciento, y aún en este porcentaje el contenido en azúcar es elevado. Fíjate bien en estos datos que publica Cuerpo y Mente:

  • Chocolate 70 por ciento cacao: unos 29 g de azúcar por tableta de 100 g

  • Chocolate 85 por ciento cacao: unos 14 g de azúcar por tableta de 100 g

  • Chocolate 90 por ciento cacao: unos 7 g de azúcar por tableta de 100 g

Esto quiere decir que cuando te llevas el de 70 por ciento, el porcentaje de azúcar ronda el 30 por ciento de la tableta y suele figurar en el primer lugar de la lista de ingredientes (que va ordenada de mayor contenido a menor contenido) mientras que en el de 90 por ciento no llega ni al 10.

Si estás pensando en los sin azúcar, ¡cuidado! No son mejores. Los chocolates sin azúcar llevan edulcorantes. No son una buena opción, el consumo de edulcorantes no es inocuo y su porcentaje de cacao no suele ser alto. No son mejores que un chocolate del 90 por ciento con su ínfima cantidad de azúcar.

En cuanto a los beneficios que pudiera reportarnos comer una o varias onzas de este supuesto 'chocolate negro', también hay que matizar. Casi todos los estudios publicados sobre los efectos positivos del chocolate negro se han realizado con cacao crudo o cacao en polvo, no con tabletas o bombones de chocolate que, como hemos visto, es lo que comemos habitualmente. 

E igualmente, la evidencia es de baja calidad. Por ejemplo, los estudios que asocian el consumo de chocolate a un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares tienen una calidad baja. Así lo asegura Nutrimedia, el portal de evaluación científica de la Universidad Pompeu Fabra o PENNutrition, fuente de reconocida solvencia sobre nutrición basada en la evidencia, que sugirie que los adultos sanos podrían consumir chocolate o cacao para reducir ligeramente su riesgo cardiovascular. Pero matiza que aunque el chocolate y cacao "pueden hacer poco", la evidencia de que lo hagan es "pequeña".

Además, para que los flavanoles hagan su 'magia' tendríamos que consumir, tal y como apunta Consumer Lab, una gran cantidad de chocolate. Con una media de entre 200 y 500 calorías de chocolate negro, nos reportaría unos 400 mg de flavanoles. Pero esta cantidad no sería suficiente para obtener los tan cacareados beneficios en la salud del cacao puro o en polvo. En otras palabras, "tendríamos que consumir tanto chocolate negro para obtener una cantidad adecuada de flavanoles, que todo el azúcar y la grasa que acompañan a la tableta anularían cualquiera de sus beneficios para la salud, acabarías comiendo una gran cantidad de calorías extras con los antioxidantes del cacao", según señala este artículo Sportlife.

Por tanto si bien es cierto que existe una gran cantidad de evidencia acumulada que apunta a un beneficio neto para la salud del consumo habitual de chocolate amargo, apenas hay estudios epidemiológicos adicionales que permitan que dicha evidencia sea ampliamente reconocida y decisiva. Es un hecho muy simple y contundente: el consumo de chocolate negro, independientemente de su mayor o menor grado de pureza en cacao, no tiene un efecto tan evidente como nos han hecho creer sobre la hipercolesterolemia o la tensión alta, no al menos como para considerarlo un factor a tener en cuenta por encima de una alimentación sana (alta en fibra y baja en grasas) y unos hábitos saludables (dejar el tabaco y el alcohol y practicar actividad física regular, por ejemplo).

Si aún con todo sigues creyendo en los beneficios de este fitonutriente, mejor opta por cacao puro en polvo o en trocitos, en forma de infusión o para acompañar a tus platos, por ejemplo un bol de yogur con frutas frescas y nueces y cacao en polvo. 

Lo de las tabletas de los supermercados... casi mejor ir descartándolo, ¿no crees? En caso de no poder resistirte, asegúrate de que los primeros ingredientes procedan del cacao (en polvo, magro, manteca). Y ten en cuenta que en una porción de 20 g de chocolate negro del 90 por ciento, estaremos tomando menos de 1’5 g de azúcar, lo cual es una cantidad muy reducida y por eso el chocolate de alto porcentaje de cacao es el aconsejado por los nutricionistas para aquellas personas a las que les gusta este dulce, y en este caso no habría problema en consumir un trozo a diario.

Más historias que te pueden interesar:

El falso mito de la nutrición: azúcar por miel

Qué hay de cierto en asociar el consumo de cacao a una mejora en la vista

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente