Bellvitge, primer centro catalán en realizar trasplante de un corazón parado

·3 min de lectura

Barcelona, 9 jun (EFE).- El Hospital de Bellvitge, en Barcelona, ha realizado con éxito el primer trasplante en Cataluña de un corazón procedente de un donante con paro cardíaco, una operación pionera que le ha dado una nueva vida al receptor, Francesc Béjar: "Cuando me desperté de la operación dije ¡estoy vivo, alegría!, ha confesado este miércoles.

Tras 12 años sufriendo una cardiopatía grave, Francesc andaba "muy apurado" cuando este pasado mayo le llamaron de Bellvitge para realizarle un trasplante de corazón y enseguida pensó que le había "tocado la lotería".

"Después de la operación me desperté y me dije: ¡Estoy vivo, alegría!", ha rememorado este miércoles el paciente, de 54 años, en la rueda de prensa que ha compartido con el equipo médico del Hospital de Bellvitge (L'Hospitalet de Llobregat) para celebrar el primer caso en Cataluña de trasplante de corazón extraído de un donante con paro cardíaco controlado.

La extracción de órganos para trasplante se lleva a cabo generalmente en dos supuestos: el primero y más habitual es por muerte encefálica, es decir, cuando el sistema nervioso ha dejado de funcionar, pero, durante un corto período de tiempo, sigue circulando la sangre y se pueden extraer diversos órganos, como corazón, hígado, pulmón o riñón.

Pero en los últimos tiempos ha ido en aumento la extracción en otro supuesto, que se denomina asistolia controlada.

Según ha explicado el cirujano cardíaco Fabrizio Sbraga, este procedimiento se puede llevar a cabo cuando un paciente tiene "un pronóstico de vida nulo" y solo se le mantiene vivo en la UCI de forma artificial, pues si se le retirara la ayuda de las máquinas "moriría".

En estos casos se valora la posibilidad de que esta persona sea donante y se lleva a cabo un paro circulatorio controlado.

El corazón no puede estar más de 20 minutos sin irrigación, por lo que en este corto período de tiempo se tiene que poder certificar la muerte e iniciar, de forma artificial, una reactivación de la circulación de la sangre, para ver si el corazón tiene capacidad de latir de nuevo, un procedimiento que dura entre 30 y 45 minutos.

Acto seguido, se vuelve a retirar la circulación de sangre para comprobar si el corazón es capaz de funcionar bien, antes de valorar su extracción para ser trasplantado, ha detallado, por su parte, la intensivista Eva Oliver, del equipo de coordinación de trasplantes.

Con este sistema de asistolia controlada se han realizado ya trasplantes de riñón, hígado o pulmón, pero el Hospital de Bellvitge se ha convertido en el primer centro de Cataluña, y el octavo en España, en aplicarlo al corazón.

El director de los programas de Trasplantes de Bellvitge, Nicolás Manito, ha destacado que es una intervención "compleja" que solo se realiza en cinco países del mundo, pero ha calculado que en los próximos años podría ir aumentando, entre un 10 y un 30 %.

Ha subrayado que Bellvitge es un centro pionero en trasplante cardíaco y que, desde que empezó el programa en 1991, ha realizado un total de 508 intervenciones, 16 de ellas este año.

El director de la Organización Catalana de Trasplantes, Jaume Tort, ha señalado por su parte que Cataluña ya lleva un lustro con una destacada actividad en trasplantes de riñones, hígados y pulmón de donante con asistolia controlada y ha celebrado que ahora añadan el corazón.

"El próximo paso es poder trasplantar pulmón y corazón a la vez con este sistema", ha pronosticado.

(c) Agencia EFE