Beatriz Adriana, una vida marcada por la tragedia

·6 min de lectura
La cantante Beatriz Adriana en el 2008 en Sonora. (Foto de Oswaldocorpus/Wikimedia Commons)
La cantante Beatriz Adriana en el 2008 en Sonora. (Foto de Oswaldocorpus/Wikimedia Commons)

Marco Antonio Solís 'El Buki', es una figura de fama internacional; sus tuits son simpaticones y se hacen virales, cuenta con la gracia del público que lo quiere. Pero muy pocos recuerdan que también tiene un lado feo, y que ese es el que representa todo lo cruel y malo que le hizo a su exesposa, la cantante vernácula Beatriz Adriana, que tuvo que soportarle mucho al intérprete de 'A dónde vamos a parar' cuando estuvieron juntos en los 80.

Cuando la sonorense y el michoacano se conocieron, ella ya era muy popular: había iniciado su carrera de adolescente y había cantado ante los reyes de España y protagonizado numerosas películas. Solís en ese momento no era famoso pero sentía gran pasión por el arte musical y ya tenía un grupo llamado 'Los Bukis' que se presentaban desde 1974.

Beatriz Adriana conoció a Marco Antonio en 1980, cuando ella tenía 22 años y estaba filmando 'La Coyota', una de las más de 50 películas que protagonizó. Ella estaba saliendo de un divorcio difícil y tenía un hijo recién nacido, Leonardo; Marco Antonio se portó amable y generoso con ella y la joven actriz y cantante pensó que habría encontrado en él al hombre de su vida.

A su vez, ella buscó impulsar la carrera de Solís dentro de esta industria, y aunque vivían juntos desde 1981, no se casaron hasta 1983, cuando la cantante se encontró encinta de su hija Beatriz. Con respecto a ese momento, Beatriz Solís llegó a manifestar: "Yo lo contraté para la película (La coyota). Él no tenía dinero, no tenía fama. Pero yo sí. Le di dinero, le di amor, le abrí puertas y le di todo mi amor."

No obstante, cuando nació Beatriz Solís la relación de su madre con "El Buki" ya empezaba a deteriorarse, puesto que él ya había alcanzado la fama con su grupo y como compositor y fácil se le hizo embarcarse en una relación amorosa en público con la cantante Marisela, lo que devino en una humillación tremenda para Beatriz Adriana, ya que mientras ella se recluía en su casa de Tijuana, el cantautor y la rubia aparecían por todos lados muy melosos y cantando 'La pareja ideal', un hit que, por cierto, Beatriz Adriana jura aún ahora que su ingrato cónyuge había escrito para ella.

Solís terminó por separarse de su esposa en medio de un escándalo mediático (el que se portó mal fue él, sin embargo el público parecería perdonarle todo), e hizo algo imperdonable: abandonó también a su pequeña hija, Beatriz, quien permaneció en Tijuana y lejos del ojo público hasta los 18 años, en 2001, cuando apareció en el programa de Cristina Saralegui para presentar a su bebé Leonardo y lanzar su carrera de cantante.

En ese momento la hija de "El Buki" reconoció que llevaba varios años sin tener interacciones con su padre, ya para entonces casado con Christian y padre de dos hijas, y que su escasa comunicación se daba por vía telefónica, agregando entonces: "No le importé como hija. No creo que le importe mi carrera. Yo quiero resaltar por mi cuenta, no por ser hija del Buki". Beatriz Adriana le dio todo su apoyo en ese instante, si bien ella estaba sufriendo una terrible tragedia: el secuestro y homicidio de su hijo Leonardo Martínez.

"Era un muchacho excelente, en toda la extensión de la palabra. Era un caballero. Cuando yo llegaba cansada de trabajar, me acompañaba o se quedaba con su hermana a cuidarla", recordó la cantante en ese mismo programa.

Transcurría julio del año 2000 cuando Leonardo fue a Tijuana para visitar a su amigo Aquiles Bergis Hernández, con la intención de comprar autos en Estados Unidos para arreglarlos y posteriormente venderlos en México.

El joven de 21 años llegó a principios de mes a la ciudad para asistir a un concierto en la Feria de Rosarito, donde se presentaría su padrastro Marco Antonio Solís. "Se lo iba a tomar como unas vacaciones. Nada más eran unos días. Yo incluso le agradecí al muchacho (Bergis) por darle la oportunidad a mi hijo de ser su socio", recordó Beatriz Adriana.

Tras varios días en Tijuana en compañía de Aquiles, Leonardo habría comenzado a sospechar de su amigo y que éste estaba en malos pasos. Pero fue demasiado tarde. Así fue como el 14 de julio, Beatriz recibió una aterradora llamada de la familia Bergis, a eso de las 4 de la mañana. Presuntamente Aquiles y Leonardo habían sido secuestrados y pedían 800 mil dólares (más de 8 millones de pesos de ese momento) como rescate.

Desesperadamente, la madre comenzó a contactarse con familiares y amigos para poder reunir la millonaria suma. En ese entonces, Marco Antonio se encontraba de gira y no respondió. Aún así, la familia confiaba en que los secuestradores iban a darles más tiempo. Sin embargo, terminaron matándolo.

Cuatro días después de la llamada, la policía fue informada del hallazgo de dos cuerpos desnudos en un terreno de escombros y basura. Los cadáveres fueron identificados como Bergis y Leonardo. De acuerdo a la investigación que se reveló con el pasar de los meses, Aquiles debía 600 kilos de marihuana a unos narcotraficantes, por lo que planeó el secuestro de su amigo Leonardo para conseguir la millonaria suma. Sin embargo, los narcos lo ejecutaron junto con su víctima.

“Tenía mucho odio, porque cómo vas a aplaudirle a quienes asesinaron a tu hijo”, señaló Beatriz en entrevista con Cristina. En este contexto, reconoció que en una ocasión le pidió a la Virgen de Guadalupe que le quitara el “odio que le alejaba del amor”. “Dije delante de todos: ‘perdono a los asesinos de mi hijo’ y me sentí aliviada. Eso era lo que Leonardo habría querido".

Aunque Beatriz Adriana nunca impidió que "El Buki" viera a su primogénita, fue hasta 2010 que se reencontraron y terminaron con sus diferencias, empezando entonces una relación familiar y de trabajo. Ahora padre e hija tienen una convivencia que les ha permitido incluso brillar juntos sobre el escenario. Además, Beatriz Solís ha demostrado tener trato cordial con sus medias hermanas Alison y Marla, hijas de Marco Antonio Solís y su actual esposa, Christian.

(Aunque ojo, Beatriz Adriana madre no ha vuelto a cruzar palabra con Solís en más de 20 años)

Ahora la cantante expresa con orgullo y afecto: "Es muy bonito tener el apoyo de mi padre, que tanto necesito y tanto amo, después de muchos años de haber carecido de eso".

Así, por lo menos una cosa positiva salió de tanta amargura y tragedia.

EN VIDEO: Las reflexiones de “El Buki” que lo han convertido en un gurú de la vida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente