BBVA: los despidos en España son una decisión difícil, pero son necesarios

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 30 abr (EFE).- El consejero delegado del BBVA, Onur Genç, ha explicado este viernes que el despido de casi 3.500 empleados que negocia en España con los sindicatos "no es una decisión fácil", pero es necesaria para asegurar la competitividad de la entidad en el sector e, incluso, "su viabilidad futura".

Según Genç, la reestructuración del banco -y en general del sector- es imprescindible en el entorno actual de bajos tipos de interés y de digitalización acelerada, como demuestra el hecho de que la operativa en oficinas se redujo en España en un 50 % en los dos últimos años, una tendencia que se agudizó con la pandemia de la covid y a la que no ven vuelta atrás.

El BBVA anunció ayer una reducción en la cifra de trabajadores que prevé despedir en España, que ahora serán 3.448, después de plantear reubicar dentro del grupo a 350 empleados.

Genç no quiso entrar a valorar la politización de los ERE que realiza la banca española por coincidir varios procesos y las críticas que están recibiendo, incluso desde el Gobierno, y se limitó a preguntarse qué haría cualquier empresario cuyo negocio se redujera un 50 % en dos años.

España, además, es uno de los grandes países donde opera el banco con unos niveles de rentabilidad más bajos, lo que es negativo, porque si no se tienen niveles de dos dígitos es más difícil atraer capital e inversiones, explicó.

Preguntado por si habría margen para seguir reduciendo la cifra de despidos durante las negociaciones, no quiso pronunciarse, pero recordó que desde que anunciaron el proceso de reestructuración dejaron claro que trabajarían con los sindicatos para minimizar el impacto todo lo posible.

Sobre las críticas sobre los elevados sueldos de los directivos, algunas de la propia ministra de Economía, Nadia Calviño, Genç explicó que respetan todas las opiniones, pero recordó, como hacen estos días sus colegas de otras entidades, que el BCE tiene reglamentos muy detallados sobre los salarios de los directivos y su composición.

Además, precisó, las retribuciones las propone el consejo de Asministración de la entidad, pero después las aprueban los accionistas.

La entidad obtuvo un beneficio de 382 millones de euros hasta marzo en España, con lo que logró dejar atrás las pérdidas de 130 millones registradas un año antes debido a las provisiones y saneamientos dotados a causa de la pandemia.

Estos resultados son un 30,6 % del beneficio total del Grupo, que ganó 1.200 millones, con lo que aumenta la contribución del país, aunque este trimestre, explicó Genç, gran parte del beneficio viene de operaciones financieras (mercados) y no del negocio recurrente.

(c) Agencia EFE