El gran problema con las baterías de los AirPods que Apple nunca contó

·4 min de lectura

Los AirPods de Apple son, seguramente, el último gran invento de la tecnología de consumo. Se trata de unos auriculares inalámbricos potentes y que ofrecen un sonido nítido. Pero tienen un gran problema que Apple no está dispuesto a solucionar. Su batería se degrada con el tiempo y es imposible repararla o sustituirla. Si tus AirPods dejan de cargarse o se descargan rápido, vas a tener que comprarte otros, aunque el resto de componentes funcionen a la perfección. 

Cuando los AirPods se lanzaron por primera vez en 2016, eran una maravilla de la miniaturización. Para prescindir de los cables y pasar a ser inalámbricos, Apple metió varios chips, micrófonos y altavoces en cada auricular, que pesan unos 4 gramos. Sin cable, los auriculares obtienen su energía de una diminuta batería cilíndrica que tiene alrededor del 1% de la capacidad de la batería de un iPhone.

La gran 'escabechina' para tu bolsillo de las baterías de los AirPods de Apple REUTERS/Beck Diefenbach
La gran 'escabechina' para tu bolsillo de las baterías de los AirPods de Apple REUTERS/Beck Diefenbach

Pero las baterías de iones de litio, como las que utilizan los AirPods, se desgastan cuanto más se usan. Algunos propietarios se han dado cuenta de que, después de unos años, los AirPods usados sólo duran una hora más o menos antes de tener que ser recargados, lo que supone un gran descenso con respecto a la duración de la batería de cuatro a cinco horas que tienen cuando son nuevos. Como cada AirPod es tan pequeño y está tan apretado en su carcasa, es casi imposible cambiar la batería vieja por una nueva. La mayoría de la gente se rinde y se limita a comprar un par nuevo.

Un nuevo movimiento entre los consumidores

La limitada vida útil de los AirPods es exactamente el tipo de problema que el movimiento "derecho a la reparación" quiere solucionar. Los talleres de reparación y los grupos de presión que apoyan la reforma de las reparaciones quieren que los legisladores apliquen una serie de normas, como un mayor acceso a los manuales y a las piezas oficiales y protecciones para los consumidores en torno a las garantías.

Pero una de sus peticiones más importantes es que las empresas diseñen los productos pensando en su reparación, en lugar de empaquetar los aparatos con piezas sin etiquetar y pegarlos con pegamento, obligando a los usuarios a utilizar un cuchillo para desmontarlos.

Este deseo enfrenta a los defensores de la reparación con empresas de hardware como Apple, cuyo modelo de negocio dependen de que los clientes se actualicen al último modelo cada pocos años. Cuando Apple ofreció reparaciones baratas de la batería del iPhone hace unos años, perjudicó las ventas, ya que los consumidores podían conservar sus viejos teléfonos durante más tiempo en lugar de actualizarlos. Apple también cobra a los clientes por las reparaciones y las garantías ampliadas.

Apple promete pero... 

"Diseñamos nuestros productos para que sean duraderos y así minimizar la necesidad de reparación", escribió Apple en un informe medioambiental a principios de este año. "Pero en el caso de que sea necesaria una reparación, creemos que nuestros clientes deben tener un acceso cómodo a servicios de reparación seguros y fiables, para que su producto vuelva a funcionar lo antes posible". 

iFixit, una empresa que proporciona instrucciones de desmontaje y vende piezas de repuesto para gadgets, da a los modelos de AirPods una puntuación de cero sobre 10 en cuanto a su reparabilidad. Según iFixit, para reparar estos auriculares hay que soldar, usar pistolas de aire caliente y cortar el pegamento, eso si es que hay piezas de repuesto para la batería. Al final, un aspirante a reparador casero tendría que volver a montar el ordenador de cuatro gramos.

Apple ofrece un "servicio de baterías" para los AirPods, al precio de 55 euros por auricular. Pero funcionalmente, Apple simplemente te da un par de reemplazo, y los viejos auriculares se reciclan. No es una reparación, es un reemplazo. Y es caro. Los AirPods cuestan originalmente 139 euros, por lo que optar por el servicio de batería cuesta más de la mitad del precio de un par nuevo.

Apple vendió unos 72,8 millones de unidades de AirPods en 2020, según una estimación de la investigación de CounterPoint, por lo que decenas de millones de consumidores se enfrentarán a la misma falta de elección en los próximos años. ¿Va siendo hora de que Apple ofrezca otra soluición más allá de tirarlos a la basura cuando la batería se degrada? 

Más noticias que te pueden interesar:

VIDEO | Lanza su pelota de golf a más de 140 km/h y es atrapada por un rayo

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente