Un barco con unos 150 refugiados se hunde frente a las costas sirias

·3 min de lectura

Unas 76 personas han muerto en uno de los peores naufragios de refugiados en las costas sirias, en la embarcación iban unas 150 personas. Hasta el momento han rescatado con vida a unas 20 que son atendidas en Siria. Desde 2020, el número de personas que salen por el mar en busca de asilo en Europa ha subido de forma exponencial.

Un naufragio en las costas sirias causó la muerte al menos a 76 personas mientras viajaban en una embarcación que provenía desde Líbano, según informó el ministro de Transporte libanés, Ali Hamie, las operaciones de búsqueda continúan.

La desesperación económica ha llevado a los libaneses y refugiados en este país a querer huir en barcos viejos y repletos de gente con la idea de llegar a Europa. Hasta la fecha, este es el hundimiento con más víctimas provenientes desde Líbano.

Los cadáveres comenzaron a llegar a las costas de Tartús desde este jueves. El Ministerio de Transporte sirio, Ali Hamiye, dijo que, en el bote, que partió de la región de Minyeh, iban unas 120 a 150 personas, dentro las que había 45 niños.

Hamiye reportó que los 20 sobrevivientes que han encontrado hasta el momento están siendo tratados en hospitales sirios. Muchos de los encontrados son sirios que estaban refugiados en Líbano.

Decenas de los que viajaban en el barco siniestrado procedían del campo de refugiados palestinos de Nahr al-Bared, así lo confirmó uno de los residentes de este lugar, Mahmoud Abu Heid. La crisis económica de Líbano, que lleva unos tres años, empeoró las condiciones de este lugar.

En el país, los índices de pobreza se han disparado, más de tres cuartas partes de la población, de los más de 6,5 millones de habitantes, se encuentran en la pobreza. Miles han perdido sus empleos y la libra libanesa ha perdido más del 90% de su valor, por lo que las familias han perdido poder adquisitivo.

Hamiye dijo que la embarcación era "muy pequeña" y de madera, y describió este tipo de navegaciones como algo casi cotidiano y que son dadas a los viajeros por personas que no les importa la seguridad.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos dijo que "muchos de los sirios que murieron en el mar vendieron todas sus propiedades en Siria con el sueño de llegar a Europa, puesto que estaban muy afectados por la crisis en Líbano".

Los familiares que viven en Trípoli de Mustafa Misto, una las víctimas que viajaba con su mujer e hijos, recibieron las condolencias en el barrio Bal Al-Ramel, mientras uno de ellos gritaba que "no tenemos a nadie más que a Dios".

Aquellos que creían que alguno de sus familiares podría estar entre las víctimas fueron hasta la frontera siria para esperar los cuerpos.

Más náufragos que intentaban llegar a Europa

Entre el lunes y el martes, dos embarcaciones con refugiados que provenían de Líbano lanzaron una alerta de socorro, Chipre respondió y envió equipos de rescate. En uno de los barcos había unas 300 personas y en el otro 177. Todos fueron rescatados, como lo informó el Centro Conjunto de Coordinación de Rescate de Chipre.

Entre 2020 y 2021, la cifra de personas que han logrado o intentado salir por mar desde Líbano se duplicó, así lo reporta la agencia de la ONU para los refugiados, ACNUR. Comparado con 2021, en 2022 el número ha aumentado un 70%.

En abril, una embarcación con 80 personas que buscaban asilarse en Europa fue interceptada por la marina libanesa, lo que causó que se hundiera. Unas 40 personas fueron rescatadas.

Este jueves, las autoridades libanesas dijeron que rescataron una embarcación que transportaba a 55 refugiados.

Con Reuters, AP y EFE