Barclays castiga a su director por intentar desenmascarar a un soplón

Por Jean-Baptiste OUBRIER, Alfons LUNA
Una imagen de la sede central de Barclays tomada el 3 de julio del año 2012 en Londres, en el distrito financiero de Canary Wharf

Barclays anunció este lunes una reducción del salario de su director general, Jes Staley, por tratar de descubrir la identidad de un denunciante anónimo, un caso por el que el banco británico y su máximo dirigente están siendo investigados.

La investigación de las autoridades está a cargo de la Financial Conduct Authority y la Prudential Regulation Authority, las instituciones de regulación financiera y bancaria, respectivamente, anunció Barclays en un comunicado.

El banco encargó su propia investigación independiente, que concluyó con una reprimenda escrita al estadounidense Staley y "un ajuste muy significativo de su remuneración", anunció el banco.

En 2016, los miembros de la junta directiva recibieron una carta anónima que expresaba inquietud por la conducta de un alto empleado del banco recientemente contratado, por asuntos incluso personales, explicó el banco.

La denuncia cuestionaba además el papel que había desempeñado Staley en la contratación de este empleado que, según la BBC, había sido compañero suyo en JP Morgan.

Staley pidió entonces al departamento del banco competente, el de seguridad de la información, que identificará al autor de la denuncia porque consideraba que "era un ataque personal injusto" al empleado denunciado, añadió Barclays.

Pero de ese modo, Staley vulneró uno de los mecanismos con los que cuenta el banco para descubrir irregularidades, motivo por el que se disculpó. La protección del soplón es uno de los pilares de la lucha contra la corrupción en el Reino Unido.

El banco alegó, en su descargo, que Jes Staley, de nacionalidad estadounidense, ignoraba que la ley británica prohíbe la identificación de un lanzador de alerta.

"(El proceso de denuncias anónimas o soplos) es uno de los medios más importantes para proteger nuestra cultura y valores en Barclays, y quiero asegurarme de que todos los colegas, y otros que puedan llegar a usarlo, entiendan la importancia que le concedo", dijo Staley.

"Me disculpé ante el consejo de administración de Barclays y acepté sus conclusiones según las cuales mis acciones personales en este caso eran errores de mi parte. También aceptaré la sanción que les parezca apropiada", dijo Staley, citado en el comunicado.

El banco decidió reducir la remuneración variable de Staley, cuyo importe preciso comunicará una vez concluya la investigación de las autoridades financieras británicas.

La llegada de Staley en diciembre de 2015 permitió a Barclays acelerar su proceso de simplificación y concentración en sus puntos fuertes, sobre todo en Reino Unido donde el banco ocupa un puesto importante en la banca minorista y para las empresas.

Desde su sede en el barrio de negocios londinense de Canary Wharf, Barclays tiene previsto concentrar sus actividad de banca de inversiones en la capital británica y en Nueva York, con la intención de poner fin a las ambiciones desmedidas que lo expusieron a una serie de escándalos en los últimos años.

Sin embargo, este caso lanza una nueva sombra sobre esta institución de la City, con más de 300 años de historia y que se precia de sus raíces cuáqueras porque varios de sus fundadores eran de este grupo protestante, sinónimo de austeridad e integridad.

Al usar Yahoo aceptas que Yahoo y sus socios puedan utilizar cookies para personalización y otros fines