Barcelona otorga la Medalla de Oro al difunto arquitecto Ricard Bofill

·3 min de lectura

Barcelona, 23 jun (EFE).- El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado por unanimidad en sesión plenaria otorgar la Medalla de Oro al Mérito Cívico, a título póstumo, a Ricard Bofill, "en reconocimiento a su contribución a la arquitectura y urbanismo catalán y universal y por su obra vinculada a Barcelona".

Los portavoces de todos los grupos han loado en sus intervenciones la figura y la trayectoria de este arquitecto internacional, nacido en Barcelona en 1939 y fallecido el pasado 14 de enero, y autor de obras emblemáticas de la ciudad como el Teatre Nacional de Catalunya o el Hotel W.

"Este reconocimiento a uno de los grandes embajadores internacionales de Barcelona es justo y necesario", ha subrayado el primer teniente de alcalde, Jaume Collboni, que hoy ha presidido el pleno porque la alcaldesa Ada Colau lo seguía desde casa por covid.

Ricard Bofill ha sido un referente de la arquitectura, el diseño y la planificación urbana, de gran renombre internacional, con obra en más de 40 países de todo el mundo.

Tuvo que terminar sus estudios de arquitectura en Suiza porque por su simpatía con el PSUC durante la dictadura fue expulsado de la universidad en España, lo que le impidió durante muchos años firmar proyectos aquí.

En 1963 creó las bases de lo que es hoy el Taller de Arquitectura, con un equipo interdisciplinario formado por arquitectos, poetas, sociólogos, músicos y otros artistas.

En sus inicios ensayó nuevas tipologías de viviendas adecuadas a las formas de vida comunitarias, más allá del modelo familiar tradicional, como el emblemático edificio Walden 7 (1970) de Sant Just Desvern.

Motivado por el gran número de encargos que recibía de Francia, Ricard Bofill organizó en 1971 un segundo Taller de Arquitectura con sede en París y dejó su obra por toda Francia.

En Barcelona, ​​la huella de Ricard Bofill es extensa: edificio de viviendas de la calle Nicaragua (1965), el Instituto Nacional de Educación Física de Cataluña (INEFC) (1990), un complejo de 113 apartamentos en la Villa Olímpica ( 1991), el Teatro Nacional de Cataluña (1997), las viviendas del Frente Marítimo (2002), el Parque Logístico de la Zona Franca (2002), el edificio Nexus II del Campus Norte de la UPC (2002), o el hotel W Barcelona (2009).

También fue responsable de la ampliación y remodelación del aeropuerto de Barcelona-El Prat con la Terminal 2 en 1991 y la Terminal 1, terminada en 2010, que recibió el premio al Mejor Aeropuerto del Sur de Europa.

En el pleno, los portavoces de los grupos han coincidido en destacar que Ricard Bofill defendía la recuperación de la plaza mediterránea como lugar de encuentro y convivencia y la construcción de lugares conectados en la ciudad y no hacer edificios aislados.

También han señalado que Bofill desarrolló gran parte de su actividad en proyectos residenciales, incluyendo viviendas sociales, y de planificación urbana, como los de los barrios prefabricados en Argelia para detener el desierto.

A lo largo de su carrera, el arquitecto catalán recibió numerosos premios y reconocimientos, entre ellos, la Creu de Sant Jordi en 1973.

En 1985 fue elegido miembro honorario del Instituto Americano de Arquitectos, Officier de la Orden des Arts et des Lettres, del Ministerio de Cultura de Francia (1988) y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Metz, Francia (1995) y por la UPC (2021).

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente