Un nuevo golpe para Reino Unido que debilita la Commonwealth: Isabel II dejará de ser reina de Barbados

Javier Taeño
·4 min de lectura

El Reino Unido vive un momento convulso merced al coronavirus y al Brexit. La pandemia sigue golpeando a un país, que se ha convertido es uno de los más afectados del mundo con más de 350.000 casos y 40.000 víctimas mortales. Mientras tanto, en el Parlamento se debate la salida de la Unión Europea, con Boris Johnson apostando por romper el acuerdo alcanzado unos meses antes sobre la situación de Irlanda del Norte.

En mitad de estas dos situaciones, que han ocupado la actualidad política en el país durante todo el 2020, hay un nuevo motivo de preocupación: la decisión de Barbados de renunciar a Isabel II como jefa del estado y convertirse en una república. Un golpe que no llega en buen momento para Reino Unido y que puede afectar a la Commonwealth, también denominada Mancomunidad de Naciones.

Barbados quiere renunciar a Isabel II como jefa del estado. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth)
Barbados quiere renunciar a Isabel II como jefa del estado. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth)

Hace apenas un año, el primer ministro británico la definía como “una institución extraordinaria que desafía muchos de los grandes problemas del mundo”. Con la posibilidad creciente de que Reino Unido finalmente abandone la Unión Europea sin acuerdo, la organización aparece como una tabla de salvación para los británicos para evitar el bloqueo.

Pero el anuncio de Barbados supone un debilitamiento de la institución en un momento histórico clave en el que Reino Unido quería apostar más por la Commonwealth ante su marcha de la Unión.

La gobernadora general de Barbados, Sandra Mason, ha anunciado que en el año 2021, coincidiendo con el 55 aniversario de la independencia de la isla, el país pasará a ser una república y dejará de reconocer a Isabel II como jefa del Estado, una circunstancia distintiva que comparten algunos de los miembros de la Mancomunidad de Naciones y que se ha convertido en uno de los símbolos de la unión.

No es la primera vez que Barbados hace pública esta intención. En 2015 también anunciaron su disposición a cambiar su jefatura del estado, pero entonces la idea no prosperó. Si finalmente la isla logra desvincularse de la monarquía británica se uniría a otras antiguas colonias como Trinidad y Tobago, Dominica o Guaya que ya consiguieron proclamarse repúblicas.

Isabel II y Sandra Mason en una reunión en 2018. (Photo by Steve Parsons - WPA Pool/Getty Images)
Isabel II y Sandra Mason en una reunión en 2018. (Photo by Steve Parsons - WPA Pool/Getty Images)

Una confederación con lazos históricos

La Mancomunidad de Naciones tiene su origen en el resquebrajamiento del Imperio británico después de que sus colonias empezaran a lograr el autogobierno. Con la idea de no perder su influencia, las autoridades británicas crearon esta confederación de países independientes o semiindependientes cuyo rasgo distintivo son los lazos históricos entre las antiguas colonias y la metrópoli.

Actualmente está compuesta por más de 50 países que buscan la cooperación internacional en el ámbito político y económico. A la cabeza de la organización se encuentra la reina Isabel II, “símbolo de la libre asociación de sus miembros”.

En azul los países miembros de la Commonwealth (Wikipedia/Dominio público).
En azul los países miembros de la Commonwealth (Wikipedia/Dominio público).

Más de la mitad de los países que forman parte de la Mancomunidad se han constituido como repúblicas, pero actualmente hay 16 estados que tienen a la reina inglesa como jefa del estado, entre los que se incluyen además del Reino Unido, Canadá, Nueva Zelanda, Australia o Jamaica, entre otros. Barbados es otro de ellos, aunque si su decisión prospera la suma se quedaría en 15.

A lo largo de los años la organización ha sufrido numerosos cambios tanto en entradas como en salidas. Dos de las incorporaciones más curiosas fueron las de Mozambique (1995) y Ruanda (2009), dos países que no tienen lazos históricos con el Reino Unido, pero con los que se hizo una excepción. A raíz de su ingreso, en los últimos años se ha insistido en la idea de la Commonwealth como una organización internacionalista, aunque no han faltado acusaciones a un posible carácter neoimperial.

En lo que se refiere a los abandonos, sin duda el más sonado fue el de Irlanda en 1949, aunque no tenía apenas participación en la institución desde los años 30. Más recientemente, en el año 2003, Zimbabue también decidió retirarse.

Reunión de la Commonwealth en 2018. (HENRY NICHOLLS/AFP via Getty Images)
Reunión de la Commonwealth en 2018. (HENRY NICHOLLS/AFP via Getty Images)

Estos dos países se marcharon y nunca volvieron a la organización, pero ha habido otros que han desandado el camino. Por ejemplo, Sudáfrica estuvo fuera entre 1961 y 1994 por su política del apartheid; Nigeria fue suspendida entre 1995 y 1999; y Pakistán fue readmitida en 2008 tras haber sido suspendida un año antes. Anteriormente, en 1972 el país había renunciado y había solicitado su reincorporación en 1989. Entre 1999 y 2004 también estuvo fuera. Tanto Gambia como Maldivas han vuelto recientemente (2018 y 2020 respectivamente) tras haber abandonado la organización un tiempo.

Está por ver cómo afecta la decisión de Barbados al futuro de la organización y si hay más países que terminan renunciando a la autoridad de Isabel II como jefa de estado.

EN VÍDEO I Con este gesto la Reina Isabel II se reconcilió con Diana de Gales

Más historias que te pueden interesar: