Los grandes bancos de EEUU se preparan para pagar sustanciosos dividendos

Luc OLINGA