El Banco Mundial advierte del peligro de recesión en 2023

El Banco Mundial recortó sus proyecciones de crecimiento para 2023 hasta niveles no vistos en tres décadas, a medida que se intensifica el impacto de las subidas de tipos de interés de los bancos centrales, continúa la guerra de Rusia en Ucrania y los principales motores económicos del mundo están en jaque.

¿Recesión global? En su informe anual, el Banco Mundial, BM, prestamista de los países más pobres para proyectos de desarrollo, aseguró que redujo su previsión de crecimiento mundial para este año a casi la mitad, solamente el 1,7%, desde su proyección anterior del 3%.

El BM advirtió que la economía mundial estará "peligrosamente cerca" de la recesión este año, debido al menor crecimiento de las principales economías del mundo como Estados Unidos, Europa y China.

De cumplirse, sería la tercera expansión anual más débil en tres décadas, sólo por detrás de las recesiones derivadas de la crisis financiera mundial de 2008 y de la pandemia de coronavirus de 2020.

Pese a que Estados Unidos podría evitar una recesión este año, el Banco Mundial prevé que la economía estadounidense registre un crecimiento del 0,5%, y es probable que la debilidad mundial suponga otro viento en contra para las empresas y los consumidores estadounidenses, así como el aumento de precios y unos tipos de interés más caros.

Estados Unidos aún es vulnerable a nuevas interrupciones de la cadena de suministro si el Covid-19 continúa afectado o sí se agrava la guerra de Rusia en Ucrania. Mientras tanto Europa, desde hace tiempo uno de los principales exportadores a China, probablemente sufrirá las consecuencias de la caída en China.

El informe señala que la subida de los tipos de interés en economías desarrolladas como Estados Unidos y Europa sacará capital de inversión de los países más pobres, privándoles así de inversiones nacionales cruciales, al tiempo que esos elevados tipos de interés ralentizarán el crecimiento en los países desarrollados en un momento en que la invasión rusa de Ucrania mantiene los altos los precios mundiales de los alimentos.

"La invasión rusa de Ucrania ha añadido nuevos costes importantes", comentó el presidente del Banco Mundial, David Malpass. "El panorama es particularmente devastador para muchas de las economías más pobres, donde la reducción de la pobreza ya está paralizada y es probable que el acceso a la electricidad, los fertilizantes, los alimentos y el capital siga siendo limitado durante un período prolongado", agregó.

El Banco Mundial prevé que la economía de la Unión Europea no crezca el año que viene, tras haberse expandido un 3,3% en 2022. Prevé que China crezca un 4,3%, casi un punto porcentual menos de lo que había pronosticado anteriormente y aproximadamente la mitad del ritmo que Beijing registró en 2021.

Una recesión global golpearía especialmente en los países más pobres de zonas como el África sahariana, donde vive el 60% de los pobres del mundo. El Banco Mundial prevé que la renta per cápita crecerá sólo un 1,2% en 2023 y 2024, un ritmo tan tibio que los índices de pobreza podrían aumentar.

"La debilidad del crecimiento y de la inversión empresarial agravará los ya devastadores retrocesos en educación, sanidad, pobreza e infraestructuras, así como las crecientes exigencias derivadas del cambio climático", afirmó Malpass, y agregó que “abordar la magnitud de estos retos requerirá muchos más recursos para el desarrollo y los bienes públicos mundiales".

Con AP