El Banco de Inglaterra, más pesimista, anuncia un nuevo estímulo financiero por unos 200.000 millones de dólares

·1 min de lectura
Una mujer pasa frente a la sede del Banco de Inglaterra, el 17 de junio de 2020 en el centro de Londres
Una mujer pasa frente a la sede del Banco de Inglaterra, el 17 de junio de 2020 en el centro de Londres

El Banco de Inglaterra (BoE) mantuvo este jueves su tasa de interés sin cambios, pero aumentó su programa de compra de activos para estimular la economía británica, que sufrirá en 2020 una recesión del 11%, más fuerte de lo previsto anteriormente.

El BoE indicó en un comunicado que pondrá sobre la mesa 150.000 millones de libras más (unos 200.000 millones de dólares) para enfrentar las consecuencias económicas de la pandemia de coronavirus, lo que eleva su paquete de estímulo financiero a 895.000 millones de libras (1,16 billones de dólares).

El BoE publicó su decisión el mismo día en que el Reino Unido inicia un segundo confinamiento de un mes para intentar contener la nueva ola de covid-19.

La economía británica se recupera con dificultad del primer confinamiento, lo que ha empujado al BoE a revisar a la baja su proyección de crecimiento para este año y el próximo.

"Las perspectivas económicas son particularmente turbulentas" a raíz de la pandemia, pero también de las negociaciones en curso entre la Unión Europea y el Reino Unido para un acuerdo comercial posbrexit, afirma el Banco de Inglaterra.

La recesión de 2020 provocará una caída de 11% del PIB, según los economistas de la institución, en vez de -9,5% como preveían anteriormente. El rebote en 2021 será de 7,25%, menos del 9% estimado inicialmente.

js/ved/lth/mar/bl