El Banco de Inglaterra interviene para 'salvar' la libra en su peor momento en 50 años

London City skyscrapers overlooking homes along River Thames (Photo: CHUNYIP WONG via Getty Images)
London City skyscrapers overlooking homes along River Thames (Photo: CHUNYIP WONG via Getty Images)

London City skyscrapers overlooking homes along River Thames (Photo: CHUNYIP WONG via Getty Images)

El gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, ha emitido un comunicado extraordinario en el que ha indicado que la autoridad que preside “no dudará en cambiar los tipos de interés tanto como sea necesario para devolver la inflación al objetivo del 2% sostenible a medio plazo”.

Bailey ha indicado que el papel de la política monetaria es asegurarse de que la demanda no excede a la oferta de forma que provoque una mayor inflación a medio plazo. No obstante, el banquero central ha descartado una intervención de emergencia.

El Comité de Política Monetaria del Bando de Inglaterra tiene previsto analizar en su próxima reunión ordinaria el impacto en la demanda y la inflación de todas las medidas anunciadas por el Gobierno de Reino Unido.

Pese a ello, el banco central del país ha querido subrayar que está vigilando los “desarrollos” en los mercados financieros de forma muy cercana “a la luz de las significativas repreciaciones de los activos financieros”.

En las últimas semanas, el Ejecutivo ha anunciado varios paquetes de medidas, incluyendo limites al precio de la energía y recortes de impuestos, estos últimos concentrados sobre todo en las rentas más altas.

Entre el viernes, cuando se anunció el programa de recortes de impuestos, y el lunes, la libra ha llegado a caer casi un 8% en su cruce frente al dólar, pasando del entorno de los 1,1230 dólares cada libra hasta un mínimo este lunes de 1,0384 dólares.

En su cruce frente al euro, la divisa británica ha experimentado un descenso similar, cayendo desde los 1,1440 euros, hasta el entorno de los 1,0820 euros.

Este lunes, el rendimiento registrado en los mercado secundarios de deuda por parte del bono de Reino Unido a diez años ha alcanzado un máximo intradía del 4,252%, esto supone un incremento de más de siete décimas respecto al rendimiento del 3,495% observado al cierre del jueves, antes de que se anunciara el recorte de impuestos. A principios de agosto, el rendimiento era del entorno del 1,8%.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR