El Banco Central Europeo subió los tipos de interés por primera vez en 11 años

El emisor endureció su política monetaria por primera vez en 11 años por una cifra mayor de la esperada, 0,5 puntos porcentuales, sumándose así a las medidas ya adoptadas por la Reserva Federal de Estados Unidos y otros grandes bancos centrales para intentar contener el alza de precios.

El Banco Central Europeo, BCE, decidió subir sus tipos de interés en 50 puntos básicos o 0,5 puntos porcentuales, la primera subida desde hace 11 años, al tiempo que aprobó un nuevo instrumento ilimitado que le permite frenar las primas de riesgos de algunos países comprando su deuda soberana.

El BCE busca contener la inflación en la Eurozona, que se disparó en junio hasta el 8,6%, y para ello necesita subir los tipos de interés. No obstante, incluso antes de comenzar a subir el precio del dinero, ya se estaban disparando las primas de riesgo de los países más endeudados.

En un momento delicado, por ejemplo, para Italia, que atraviesa una nueva crisis política, nuevas elecciones y por lo que podría peligrar el desembolso de los fondos europeos de 'Next Generation'.

El instrumento anunciado, que se llama Instrumento para la Protección de la Transmisión, TPI, da al BCE más tranquilidad para subir los tipos de interés rápidamente para frenar la inflación, pero sin el riesgo de que se disparen las primas de riesgo de los países de la periferia.

Se espera que a la subida del BCE de medio punto porcentual para los 19 países que utilizan la moneda euro le siga otra subida en septiembre, posiblemente de otro medio punto. La presidenta del BCE, Christine Lagarde, aseguró desde Frankfurt que la decisión de aprobar este instrumento que frene los diferenciales injustificados se aprobó por unanimidad.

Según ella, la mayor subida era unánime, ya que "la inflación sigue siendo indeseablemente alta y se espera que permanezca por encima de nuestro objetivo durante algún tiempo". "La actividad económica se está desacelerando. La agresión injustificada de Rusia hacia Ucrania es un lastre continuo para el crecimiento", comentó.

Aumentan los pronósticos de recesión en los países de la Eurozona

Pero el BCE llega algo tarde a su subida de tipos, una muestra de que la inflación resultó ser más alta y persistente de lo que se esperaba en un principio, y del estado más inestable de una economía expuesta a la guerra de Ucrania y a la dependencia del petróleo y el gas natural rusos.

Para finales de año y el próximo los pronósticos de recesión aumentaron por el alza de las facturas de electricidad, combustible y gas, que suponen un golpe para las empresas y el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Subir los tipos de interés se considera una cura habitual para la inflación. Los índices de referencia del BCE afectan a lo que les cuesta a los bancos pedir prestado y, por tanto, ayudan a determinar lo que cobran por prestar. Al poner freno para la obtención de crédito, las subidas de tipos pueden ralentizar el crecimiento económico, lo que supone un gran dilema para el BCE y para la Reserva Federal de Estados Unidos.

"El bien más preciado que podemos ofrecer y que tenemos que ofrecer es la estabilidad de precios. Así que tenemos que reducir la inflación al 2% a medio plazo. Ese es el imperativo", comentó Lagarde. "Y es hora de cumplirlo", concluyó.

Con EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente