La banca europea destruyó medio millón de empleos en la década prepandemia

Agencia EFE
·4 min de lectura

Madrid, 27 abr (EFE).- La banca europea lleva reduciendo su número de entidades, sucursales y empleados desde el estallido de la crisis financiera, lo que ha hecho que sólo en la década previa a la pandemia se destruyera medio millón de puestos de trabajo en el sector, con España como el país más afectado.

A finales de 2019, la banca daba empleo en la Unión Europea a 2,6 millones de personas, sin embargo se trata de la cifra más baja de la serie histórica del Banco Central Europeo que comienza en 1997 y supone 500.000 puestos de trabajo menos que a cierre de 2009.

Los países con más trabajadores en banca coincidían con los países con mayores centros financieros de Europa: Alemania, Francia, Reino Unido, Italia y España, que empleaban alrededor del 68 % del total, según un informe de la Federación Bancaria Europea.

ESPAÑA, A LA CABEZA DE LA DESTRUCCIÓN DE EMPLEOS

Los cinco grandes países tenían cerca de 1,78 millones de empleados de banca el año antes de la pandemia, ya que Alemania contaba con unos 578.600; Francia, casi 400.000; Reino Unido, unos 344.000; Italia, algo más de 280.000 y España, cerca de 173.500.

Una década antes, a finales de 2009 y tras los primeros recortes por la gran crisis financiera, los bancos de estos mismos países daban empleo a 2,15 millones de personas gracias a que Alemania tenía 663.000 trabajadores en el sector; Francia, 458.370; Reino Unido, 431.665; Italia, 328.582 y España, 269.483.

Es decir, estos cinco países destruyeron más de 370.000 puestos de trabajo en el sector y España se llevó la peor parte ya que restó prácticamente 100.000 empleos, por encima de Reino Unido, con más de 87.600; Alemania, que perdió unos 84.400 trabajadores; Francia, cerca de 58.370 o Italia, unos 48.500.

CIERRE DE SUCURSALES

La reducción en los últimos años del número de empleados de banca en Europa ha ido acompañada del cierre de sucursales en el conjunto del Viejo Continente, hasta 163.265 a finales de 2019, un 29,8 % menos que las 232.610 del comienzo de esa década.

En aquel entonces España era el país con más número de sucursales bancarias de la Unión Europea, exactamente 44.431 oficinas, por encima de Alemania, que contaba con 39.441; Francia, con 38.545; Italia, con 34.036 y, por supuesto, de Reino Unido, con 10.120.

A finales de 2019, sin embargo, España había echado el cierre a más de 20.400 sucursales; Alemania tenía 12.821 menos; Italia había perdido casi 9.700 oficinas y Reino Unido, cerca de 2.500. Francia, por el contrario, había sumado 2.700 sucursales en la década.

Antes de la crisis del coronavirus, más de la mitad de la población de la Unión Europea, el 58 %, utilizaba ya los servicios digitales de banca, lo que había contribuido al cierre de sucursales en la era prepandemia.

La contracción en el sector bancario también se ha dejado notar en la proporción de habitantes por empleado de banca, que ha ido creciendo durante la última década, desde las 158 personas por cada trabajador del sector en 2009 hasta llegar a las 196.

Respecto al número de habitantes por sucursal bancaria, Francia sigue liderando el ránking, pues hay una oficina por cada 1.869 personas, seguida de cerca por España, con una proporción de una sucursal por cada 1.955 habitantes, por encima de Italia, con una oficina por 2.479 ciudadanos.

En Alemania, la ratio es de una oficina por cada 3.119 habitantes, por encima de la media de la Unión Europea, que es de una sucursal por cada 5.500 habitantes, una proporción que no alcanza Reino Unido.

Además, el número de entidades de crédito en la Unión Europea comenzó a caer en 2009 y en una década ha pasado de 8.360 a 5.981, lo que supone la desaparición de un 28,4 % de los bancos, en la mayoría de los casos por el proceso de consolidación del sector.

El caso más llamativo es el de España, donde el número de entidades se redujo en una década un 44 %, de 352 a 197 entidades a finales de 2019; seguido de Italia, donde la caída fue del 38 %, hasta 490, y Alemania, con un descenso del 28 %, hasta 1.533.

En Francia, sin embargo, la cifra de entidades aumentó un 30 %, hasta 407 y en Reino Unido lo hizo un 20,5 %, hasta 400.

(c) Agencia EFE