La banca española eleva casi un 11 % sus peticiones de fondos al BCE en 2021

·2 min de lectura

Madrid, 14 ene (EFE).- La banca española incrementó sus peticiones de fondos al Banco Central Europeo (BCE) en casi un 11 % durante 2021, unos 28.500 millones de euros más, un crecimiento significativo pero que está muy lejos del registrado en 2020, cuando las entidades duplicaron sus solicitudes por la incertidumbre causada por la pandemia y su evolución.

Ahora, aunque el coronavirus no ha desaparecido y sigue lastrando amplios sectores de la economía, la vacunación masiva de la población y las nuevas variantes menos letales del virus hacen que las entidades necesiten menos financiación europea, una vez digeridas las cuantiosas provisiones dotadas durante la pandemia, que para algunas se convirtieron incluso en pérdidas.

Según estos datos, publicados hoy por el Banco de España, en comparación con el mes anterior, las peticiones de liquidez subieron ligeramente tras tres meses consecutivos de bajadas, en apenas 68 millones de euros.

COMPRA DE DEUDA

En cuanto al programa de compra de deuda pública y privada que está poniendo en práctica el BCE para reactivar la economía, el saldo vivo volvió a crecer en diciembre, hasta 592.093 millones de euros, lo que supone un incremento interanual del 26,11 %.

Asimismo, esos 592.083 millones, suponen un incremento del 1,8 % o de 10.520 millones en un solo mes.

El BCE anunció a mediados de diciembre que este programa de compra en concreto terminaría a finales de marzo de este año, cuando el volumen total de deuda pública y privada adquirido por la entidad sumará 1,850 billones de euros.

No obstante, esto no será el fin de los estímulos, ya que el BCE seguirá comprando deuda a través de otros programas, los ya conocidos APP anteriores a la pandemia, por importe de 40.000 millones de euros mensuales en el segundo trimestre y de 30.000 millones en el tercer trimestre.

A partir de octubre de 2022, explicó la entidad, volverá a comprar deuda a un ritmo mensual de 20.000 millones de euros "durante el tiempo que sea necesario".

El BCE se desmarca de esta forma, de momento, de la estrategia de otros grandes bancos centrales, como los de EE.UU., Inglaterra o Noruega, que están retirando sus programas de estímulo económico y prevén subir los tipos de interés para plantar cara a la inflación, impulsada en gran parte por los precios de la energía.

Según ha explicado la presidenta del BCE, Christine Lagarde, la situación económica de la zona del euro es diferente a la de esos otros países, por lo que aún es necesaria una política monetaria expansiva para ayudar a estabilizar la inflación en el objetivo del 2 %.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente