La baja tasa de natalidad italiana pone en riesgo el futuro del país

Según los expertos, la disminución de la población italiana es el problema más urgente que hay que abordar. Dicen que el futuro del país depende en gran medida de eso, en particular de cómo invertir la tendencia.

Por primera vez en la historia del país, desde 2015, la población italiana ha perdido alrededor de un millón de habitantes y las previsiones para el futuro próximo parecen sombrías. En otras palabras, no solo se reducirá la población total en los próximos años, sino que el número total de jóvenes se reducirá significativamente. Algo que -de confirmarse- tendría un enorme impacto en la productividad y el crecimiento económico del país.

Italia tiene el mayor porcentaje de personas mayores de 65 años de todos los Estados miembros de la UE. Y, si la tendencia continúa, será muy difícil sostener tanto el sistema de pensiones como el sanitario.

¿A qué se debe la disminución de la población italiana?

"Italia tiene la tasa de participación laboral femenina más baja de Europa. Actualmente se sitúa en torno al 57%... en Alemania en cambio se sitúa en torno al 75% y en Suecia supera el 81%. ¿Por qué lo menciono? Pues porque varios estudios han demostrado que si las mujeres pueden trabajar van a tener más hijos. En cambio, no poder trabajar hace que las mujeres estén menos seguras desde el punto de vista financiero y no las anima a formar una familia", explicó a Euronews Massimiliano Valerii, Director General del instituto italiano de investigación socioeconómica Censis.

¿Cómo invertir la tendencia?

El declive demográfico del país es el punto número uno del programa político de los Hermanos de Italia. El nuevo gobierno de derechas ha creado el Ministerio de las Familias y la Natalidad como forma de abordar el problema.

"Tener una baja tasa de natalidad es una cuestión que no pertenece a la derecha o a la izquierda política, es una emergencia nacional. Tenemos que volver a poner a las madres trabajadoras en el centro de cualquier decisión política. Hay que apoyarlas con políticas económicas adecuadas. Algo que no ha ocurrido en los últimos años", declaró Lavinia Mennuni, senadora de los Hermanos de Italia.

Pero, como dicen los expertos, las nuevas medidas financieras no bastarán por sí solas para evitar que las tasas de natalidad caigan en picado.

"Hacen falta varias generaciones para invertir la tendencia, porque el número total de mujeres fértiles se ha reducido con el tiempo y eso nos lleva a la importancia de aprovechar la inmigración como otra posibilidad a la hora de afrontar este problema", opina Valerii.

La pandemia, combinada con la trágica fuga de cerebros que afecta al país desde hace años, son factores importantes que contribuyen a una crisis silenciosa que se ha subestimado durante demasiado tiempo.