Bajó la tasa de desempleo en Latinoamérica, pero la crisis global alimenta el trabajo informal

Aunque América Latina y el Caribe redujeron su tasa de desocupación del 8,7%, registrado en el primer trimestre de 2021, al 7,9% en el mismo periodo de este año, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) aseguró que el panorama inflacionario de la región, alimentado por las complicaciones de la guerra en Ucrania, puede hacer que la informalidad aumente, así como la calidad en el trabajo.

América Latina reportó cifras de recuperación en el sector del empleo tras el periodo de recesión por la pandemia del Covid-19; pero, aunque el porcentaje de desocupación se recuperó en 0,8 puntos porcentuales, la mayoría de empleos recuperados se dieron bajo condiciones de informalidad, lo que afecta a una de cada dos personas según informes de la OIT.

"Se calcula entre 50 y 80 % de empleos recuperados en 2022 son en condiciones de informalidad. La crisis actual, por la tendencia inflacionaria al alza puede generar aún más el incremento de la informalidad laboral”, aseguró Claudia Coenjaerts, la directora regional interina de la OIT para América Latina y el Caribe.

Pero no solamente el desempleo se ubicó a niveles prepandémicos, la tasa de ocupación en los primeros tres meses del 2022 fue de 57,2% frente al 57,6 de 2019 y la tasa de participación en la fuerza de trabajo en 62,1%, respecto al 63,1% de hace tres años.

El informe de la OIT precisa que “la falta de dinamismo económico comenzó a notarse a comienzos de 2022 con incipientes signos de retroceso en los indicadores laborales promedio de la región, que habían venido mejorando continuamente durante varios meses”, pero también explica que en 10 de los 14 países la tasa de ocupación en el primer trimestre de 2022 no había alcanzado los niveles de 2019, como sí lo hizo la cifra de desempleo.

La inflación, un reto para mejorar las condiciones laborales

El ente internacional para el trabajo recomendó a los Gobiernos de la región que se enfoquen en la creación de más puestos formales para combatir la presencia de los no regulados por la ley. Proponen que las condiciones en el sector estudiantil mejoren para que haya más y mejor formación profesional y el fortalecimiento del salario mínimo.

“Es crucial que los países pongan en marcha una combinación de políticas para enfrentar el deterioro de los mercados laborales. La pérdida de ingresos laborales da origen al fenómeno del trabajador pobre” declara el informe, lo que significa que pese a que las personas tengan empleo continúan en situación de pobreza, “incluso teniendo empleos formales”.

Gran parte de la culpa de este fenómeno es la inflación. La OIT reportó que en 9 de los 14 países analizados se había registrado una caída del valor adquisitivo y los salarios mínimos y medios frente a la aceleración inflacionaria.

Lo que supone que la identificación de las dificultades en el sector laboral se debe evaluar teniendo en cuenta la situación local de cada país, así como posibles soluciones e implementación de políticas públicas.

Con EFE y medios locales.