El baile de esta mujer muestra las ganas de nuestros mayores de recibir la vacuna

La pandemia de coronavirus ha afectado al modo de vida de toda la población a lo largo y ancho del globo, pero el grupo más perjudicado ha sido sin duda el de los mayores, los más vulnerables ante la enfermedad. Por eso, no es de extrañar que sean ellos quienes esperan con más ganas la inmunidad, como muestra este vídeo del emocionante baile de una anciana argentina al recibir la vacuna.

En el vídeo, se ve que nada más levantarse de la silla del centro de vacunación, con el apósito recién colocado en el lugar del pinchazo, la mujer estalla de alegría y se arranca con un marchoso baile que deja claro que su edad no está reñida con el ritmo y la agilidad. La anciana comienza a centrar la atención de cada vez más personas entre los presentes, que enseguida reaccionan con palmas, risas y gritos de “¡Bravo!”.

Las imágenes fueron grabadas en un centro habilitado en la provincia de Buenos Aires, y se hicieron virales al compartirlas el gobernador de la región, Axel Kicillof. En un mensaje en Twitter, Kicillof acompañó el vídeo de la frase “Libertad no era dejar de cuidarse, la libertad es la vacuna”, un mensaje que no dejaba sin respuesta alguna de las críticas que habían surgido en el debate político del país.

También el ministro de salud bonaerense, Daniel Gollan, compartió las imágenes con el mensaje “Cuando vacunarse se vuelve una fiesta!”, y, al igual que Kicillof, con el hashtag “#BuenosAiresVacunate”, el lema de la campaña con el que la provincia más poblada de Argentina quiere impulsar la vacunación.

Según los últimos datos publicados, Argentina ha inmunizado ya con dos dosis a 607.390 personas, y ha puesto una dosis a 2.535.054 personas, lo que se traduce en un 1,4 % y un 5,7 % del total de su población.

La mayor parte de esas dosis se corresponden a la vacuna rusa Sputnik V, que se comenzó a suministrar el pasado diciembre y Argentina ha recibido 2,8 millones; tras esta se sitúan la china Sinovac, de la que ha llegado al país un millón de dosis, y la Covishield de la Universidad de Oxford y Astrazeneca, con 580.000 dosis.