Las bacterias de tu intestino te pueden hacer dormir peor

·3 min de lectura
Sound impacts sleep cycle. Loud music.
Sound impacts sleep cycle. Loud music.

La falta de sueño, y la mala calidad de este, no es ninguna broma. De hecho, los problemas de sueño se relacionan con ganancia de peso, falta de concentración y depresión, por nombrar sólo unos pocos. El problema es que encontrar el origen no siempre es fácil.

Aunque a veces sí se encuentra, como explica un artículo reciente. Y los autores del artículo han encontrado el origen de problemas de falta de sueño en el intestino. Dentro del intestino, en la microbiota o “flora bacteriana” que puebla este órgano.

Pero, ¿qué tienen que ver las bacterias del intestino con el sueño? La respuesta es muy interesante: las bacterias digieren en parte el alimento, y generan unos compuestos llamados metabolitos que afectan a las hormonas del sueño, las ya famosas serotonina y dopamina.

Para demostrar esto, los investigadores realizaron un experimento en ratones, que son el modelo animal habitual en estudios del sueño, ya que la regulación es similar – y los ratones son fáciles de manipular en experimentos, y baratos de mantener.

Lo primero que hicieron fue dividir a los ratones en dos grupos. El grupo control siguió con su vida y su dieta normal, pero al segundo grupo lo trataron con antibióticos de amplio espectro. Es decir, hicieron lo posible por desequilibrar o incluso acabar con su microbiota, con las bacterias del intestino de los ratones.

Cuando comprobaron que la microbiota se había visto afectada, analizaron los metabolitos – que, para entendernos, sería “comida a medio digerir”, a medio camino entre comida y nutrientes – que se podían encontrar en los ratones. Y los cambios eran notables.

La diferencia está en lo que hacen los metabolitos. Estos compuestos forman parte de muchas rutas metabólicas, y hacen falta para completarlas. Para explicarlo con un ejemplo concreto del artículo: en los ratones que habían estado tomando antibióticos faltaban metabolitos, “piezas” intermedias, de los ciclos que convierten el triptófano en serotonina. Es decir, estaba afectada la ruta que convierte un aminoácido que aparece de manera habitual en la dieta en la “hormona del sueño”, un neurotransmisor que regula el sueño. También detectaron falta de vitamina B6, que acelera la producción de serotonina y dopamina.

¿En qué se traduce esto? Para saberlo, los investigadores analizaron el sueño de los ratones mediante electroencefalografía. Es decir, analizaron las corrientes eléctricas del cerebro de los ratones durante el sueño, para comprobar si dormían profundamente o no, cuánto tiempo pasaban en fase REM o de sueño profundo y cuánto en fases no REM.

Los ratones que tenían su microbiota afectada pasaban menos tiempo en fases REM, y de hecho muchos de ellos se despertaban en mitad del sueño para volverse a dormir enseguida. Esto encaja bastante bien con la falta de serotonina, y se puede explicar en una frase sencilla: los ratones con microbiota alterada dormían peor, con sueño de peor calidad.

Todo esto demuestra que la modificación de la microbiota, de la composición bacteriana de nuestros intestinos, afecta a nuestra calidad del sueño.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente