Bachelet no buscará un segundo periodo como Alta Comisionada de la ONU

·5 min de lectura

Michelle Bachelet confirmó este 13 de junio, en Ginebra, que no aspirará a un segundo periodo como Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, cargo que ejerce desde 2018. La expresidenta de Chile, que indicó motivos personales, no renovará su mandato tras recibir fuertes críticas por su visita en mayo a Xinjiang, China, donde según Estados Unidos las autoridades manipularon y limitaron una evaluación completa sobre los abusos generalizados.

Michelle Bachelet no buscará un segundo periodo como Alta Comisionada para los DD. HH. de la ONU en momentos en que el mundo enfrenta uno de los peores periodos para los derechos humanos y tras recibir fuertes críticas por su reciente visita a China.

Bachelet, que inició en el cargo en 2018, concluye su mandato el próximo 31 de agosto y aunque algunos esperaban que lo renovara, la diplomática anunció que no se postulara de nuevo.

"A medida que mi mandato como alta comisionada llega a su fin, la quincuagésima sesión histórica de este Consejo será la última de la que informaré", afirmó en un sorpresivo anuncio al final de un amplio discurso ante el Consejo de Derechos Humanos, con sede en Ginebra.

Bachelet, quien fue la primera mujer presidenta de Chile, aludió a motivos personales para no prolongar su posición actual. Aseguró que tiene la intención de retornar a su país y pasar tiempo con su familia.

La líder de 70 años sostuvo que este paso no está relacionado con su polémica visita a Xinjiang el pasado mayo. "Hace dos meses, incluso antes de ir a China, tomé una decisión y le informé a mi jefe, el secretario general (António Guterres). Así que no tiene relación", subrayó ante la prensa.

No obstante, en el último mes, la exmandataria ha enfrentado fuertes críticas por parte de grupos civiles y gobiernos occidentales, incluido Estados Unidos, por no hacer lo suficiente contra los abusos generalizados en la provincia occidental de Xinjiang, durante el viaje en el que se reunió con el presidente Xi Jinping y otros altos funcionarios.

Visita de Bachelet a China, ¿un "desastre absoluto"?

Beijing ha sido objeto de numerosos cuestionamientos por presuntamente detener ilegalmente a los miembros de la minoría musulmana uigur, en campos de concentración en Xinjiang y someterlos a trabajos forzados.

El Gobierno chino niega las acusaciones y sostiene que simplemente los lleva a "campos educativos", un término fuertemente rechazado para justificar los abusos, de acuerdo con las denuncias.

El mes pasado, Bachelet viajó a esa región occidental china, la primera visita de este tipo por parte de un directivo de derechos humanos de la ONU en 17 años. Pero para muchos, la visita fue desperdiciada y Bachelet habría consentido la limitación de las autoridades locales para no permitir una evaluación completa de la situación.

El director ejecutivo de Human Rights Watch (HRW), Kenneth Roth, calificó el viaje oficial de Bachelet como un "desastre absoluto" y criticó a la diplomática por usar el término "VETC", que el Gobierno de Xi Jinping utiliza para referirse a los supuestos centros de educación y capacitación vocacional, que de acuerdo con Occidente y HRW son instalaciones de detención masiva.

“El viaje no pudo ir mejor para el Gobierno chino en su esfuerzo por ocultar las detenciones masivas y los abusos en Xinjiang", subrayó Roth.

Para sorpresa de algunos, la Alta Comisionada volvió a utilizar ese término durante su discurso este lunes 13 de junio. Sin embargo, la funcionaria dijo que su oficina se encuentra trabajando en una evaluación actualizada de la situación de los derechos humanos en Xinjiang.

Bachelet defendió el trabajo de su misión y afirmó que su estadía temporal no tenía como objetivo realizar un "trabajo de investigación", sino que se trató de "una oportunidad para mantener un diálogo directo, escucharnos, plantear nuestras preocupaciones y allanar el camino para que haya interacciones trascendentes de forma más regular en el futuro".

Algunos círculos diplomáticos tampoco mostraron satisfacción por lo conseguido en Xinjiang.

De acuerdo al análisis de Roth, Bachelet “se ve, por su experiencia como jefa de Estado, como una diplomática en lugar de una relatora en cuestiones de derechos humanos, pero ese no es su cometido, sino el de investigar y reportar abusos", reiteró.

La ONU nombrará nuevo Alto Comisionado en uno de los peores periodos para los derechos humanos

Con su salida del cargo, la ONU deberá encontrar un sucesor antes de que Bachelet entregue su mandato en cerca de dos meses y el reto es amplio ante el grave contexto para el respeto de derechos humanos en distintos países.

Aunque los hallazgos y recomendaciones del Alto Comisionado no representan una obligación legal para los gobiernos, sus valoraciones y políticas tienen un importante impacto en estos.

Quien quiera que la sustituya, encontrará vastos informes sobre violaciones de DD. HH. en todo el mundo, una situación agravada por la expansión del autoritarismo, la guerra en Ucrania, la crisis global de desplazamiento forzoso y la crisis alimentaria que ha llevado a más de 300 millones de personas al borde de la hambruna.

Este lunes, Bachelet se refirió a la situación de abusos en Rusia y responsabilizó a las autoridades del Kremlin de “arrestos arbitrarios” contra un gran número de manifestantes que se oponen a la invasión de Ucrania. Detenciones que catalogó como "preocupantes".

La líder también expresó su preocupación por las restricciones al aborto, refiriéndose a Estados Unidos, donde se espera que la Corte Suprema anule para todo el país un fallo histórico sobre el derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.

Con Reuters, EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente