En búsqueda de una postura común europea ante el aumento del precio de la energía

·1 min de lectura

La Unión Europea está intentando encontrar un enfoque común ante el aumento de los precios del gas y la electricidad. El debate ha llegado este miércoles al Parlamento Europeo donde varios eurodiputados han pedido una investigación sobre el mercado del gas en la UE y han reclamado reducir la dependencia energética europea lo antes posible.

"Tenemos que asegurarnos de que ningún estado o ningún actor estatal, ya sea la federación rusa, Gazprom o cualquier otra persona, manipule e influya en los precios europeos de la energía", explica el eurodiputado del PPE, Siegfried Muresan.

Un grupo de países, incluidos Francia y España, también han firmado una declaración proponiendo compras conjuntas de gas y cambiar las reglas que rigen los mercados energéticos de la UE para limitar la especulación. "La experiencia nos dice que cada Estado por su cuenta es más débil y que individualmente los gobiernos estan a merced de la especulación de los precios llegando incluso a competir entre nosotros mismos", asegura la eurodiputada de S&D, Iratxe García.

Los jefes de Estado y de gobierno de la UE también han debatido el aumento del precio de la energía durante una cena este martes previa a la cumbre entre la UE y los Balcanes Occidentales que ha tenido lugar en Eslovenia.

Por su parte, la Comisión Europea ha pedido a los Estados miembros que proporcionen fondos de emergencia a los consumidores y a las pequeñas empresas, y sigue defendiendo la transición verde como la mejor solución a largo plazo. "Los precios del gas se están disparando pero el precio de las renovables ha bajado durante los últimos años y se mantiene estable. Así que para nosotros está muy claro que para la energía a largo plazo es importante invertir en renovables que nos den precios estables y más independencia", ha defendido la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Una idea que no convence a todos los países. El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, cree que el Pacto Verde es el origen del problema."El problema para Hungría es la nueva regulación del Pacto Verde, que es un impuesto indirecto para los propietarios de pisos, casas y automóviles y no es aceptable", explica Orban.

En el Parlamento Europeo, incluso los eurodiputados verdes admiten que la transición verde tendrá un precio. Pero insisten en que la dependencia de los combustibles fósiles es mala para el medio ambiente pero también para la economía. "Los combustibles fósiles nos han dado la ilusión de que se puede tener energía barata y abundante y esto simplemente no es cierto", recuerda el eurodiputado de Los Verdes, Philippe Lamberts.

Pero hay una pregunta en el aire ¿hasta qué punto debería intervenir la Unión Europea? Países como Alemania o Holanda parecen creer que el mercado puede autoregularse.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente