Bélgica mantiene las librerías abiertas, en pleno confinamiento por el coronavirus

Los libros, una válvula de escape para los belgas

Las autoridades consideran las librerías y los kiosks como un servicio público necesario en tiempos de coronavirus