Bárbara Goenaga, sobre la "violenta" insistencia de un productor: "Ahora se montaría la de Dios"

·2 min de lectura
Bárbara Goenaga en el Festival de Cine de San Sebastián. (Photo: Getty Images)
Bárbara Goenaga en el Festival de Cine de San Sebastián. (Photo: Getty Images)

Bárbara Goenaga lleva el arte en la sangre, y no es un decir. La hija del pintor Juan Luis Goenaga, sobrina de la directora Aizpea Goenaga y pareja del exdirigente del PP vasco Borja Sémper —y de ahí que la sombra de la política irrumpa en su vida personal—, debutó en el cine a los 9 años. Con 37, ya puede decir que lleva a sus espaldas una carrera de casi tres décadas que se sigue extendiendo, ahora con su papel en la serie Supernormal, de Movistar+, que se estrena el 9 de julio.

La actriz forma parte de esa cantera de actores vascos de su generación que dispararon su popularidad a finales de los noventa, entre ellos Marta Etura, Miren Ibarguren —la protagonista de la serie—Gorka Otxoa o Unax Ugalde. Con ellos se encontró en Madrid, cuando dejó Euskadi por el agobio de la fama que le dio la serie Goenkale, de la ETB. Con su llegada a la capital metió cabeza en las televisiones generalistas.

Y de ahí, en adelante. Los cronocrímenes, Sin retorno o La punta del iceberg han sido algunas de las reconocidas producciones en las que ha participado.

Enemiga del dogmatismo y amante del baile (a su manera), Bárbara Goenaga revela su peor rodaje a los 20 años por la “violenta” insistencia de un productor; confiesa que su vida es más fácil desde que Sémper se retiró de la política; reconoce su preocupación por educar a sus tres hijos en la igualdad de género y explica cómo se siente en un papel cómico, pero natural.

Todo ello sin olvidar el feminismo, que tanto aparece en la serie y que tantos dolores de cabeza le ha ocasionado: “La sororidad con aquellas que hacen y dicen lo que yo quiero es otra cosa que no tiene que ver con el feminismo”.

Esta serie tiene mucho de feminismo, desde escenas claras hasta la repetición constante de la palabra sor...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente