Ayuso justifica con esta mentira el cambio de la ley de Telemadrid

·3 min de lectura
La presidenta de la Comunidad de Madrid, este jueves, en la Asamblea de Madrid. (Photo: EFE)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, este jueves, en la Asamblea de Madrid. (Photo: EFE)

La Asamblea de Madrid debate este jueves la proposición de ley con la que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso va a fulminar la dirección y la estructura de Telemadrid. La propia presidenta, que va a derogar la ley que ella misma defendió como vía para asegurar la independencia de la cadena, ha asegurado que el ente es un “servicio público sin público” y que, por eso, “no es un servicio sino un negocio de cuatro”.

El problema es que la presidenta madrileña miente, porque la audiencia de la cadena no ha hecho más crecer en los últimos cuatro años.

Según El Español, que cita datos de Kantar facilitados por la consultora Dos30, la televisión autonómica ha pasado del 4,1% de share en 2017 a un 5,5% en lo que va de 2021, es decir, un 25% más. Y lo ha logrado en un contexto adverso para la televisión por la competencia de la televisión de pago y el auge de las plataformas de streaming. Y lo mismo ha ocurrido con los informativos. Todos los Telenoticias de la cadena han crecido a un ritmo del 22,4% de audiencia en 2020.

No obstante, Ayuso parece hacer oídos sordos y asegura que su “misión” como gestora es “garantizar el futuro, la audiencia y la calidad de Onda Madrid y de Telemadrid”. “Por eso, reformamos una ley en el Legislativo”, ha zanjado la presidenta.

Ayuso ha cargado contra la dirección de la cadena que encabeza José Pablo López: “Estoy obligada a asegurar su viabilidad y me ocupo de cumplir, entre otras cosas, el Contrato-Programa cuando la dirección de la propia cadena ni siquiera lo ha elaborado en el plazo establecido”.

Una ley controvertida

Los planes de Ayuso para Telemadrid tienen la contestación de la oposición, del comité de empresa de la cadena y de las asociaciones de periodistas. La presidenta quiere que el mandato del director del ente vuelva a ser de cuatro años, en lugar de los seis actuales. Ese lapso, superior al de un presidente autonómico en ejercicio, intentaba asegurar la independencia del máximo responsable de la cadena al desvincular los tiempos de cada uno.

La ley de Ayuso introduce, además, la figura de un administrador provisional que tomaría las riendas de Telemadrid hasta que los partidos de la Asamblea se pongan de acuerdo para lograr la mayoría de dos tercios que hace falta para elegir al director del ente. Al PP le llueven las críticas de la oposición porque para situar a ese administrador solo haría falta la mayoría absoluta que suma con Vox.

Es más, ese administrador no tendría límite de mando, lo que permitiría al PP controlar Telemadrid incluso si sale de Sol. Un nuevo Gobierno tendría que seguir haciendo malabarismos para tejer la mayoría de dos tercios que dé la llave de la televisión pública a otro director mientras el administrador del PP continuaría al frente.

El plan de Ayuso para Telemadrid también contempla cambiar a cinco de los nueve miembros del consejo de administración procedentes de la sociedad civil, como las asociaciones profesionales de periodistas, por miembros de los partidos con representación parlamentaria —los otros cuatro ya eran políticos de la Asamblea—.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente