La infracción de Ayuso que gustará tan poco a la DGT como la polémica del vino de Aznar

·4 min de lectura

La noche del domingo Salvados emitió la entrevista de Gonzo a Isabel Díaz Ayuso. El programa ha dado para mucho y han sido varios los asuntos que trataron convertidos en tendencia y noticia como las facturas que demostrarían que fue ella quien pago la estancia en el hotel del empresario Enrique Sarasola o que, según ella, en realidad nunca llevó la cuenta de Twitter del perro Pecas y que eso no es más que un bulo con el que lidia desde hace años. Pero, más allá de las declaraciones que hizo la presidenta de la Comunidad de Madrid, hubo un detalle que no ha pasado desapercibido en redes sociales: la infracción cometida en el coche.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ha sido el usuario de Twitter @smarttcom quien, citando a las cuentas de la DGT y la Guardia Civil, ha llamado la atención sobre el hecho de que en un momento del programa se ve a Ayuso hablando de sus manías y rutinas de trabajo sentada en la parte trasera de un vehículo sin llevar puesto el cinturón de seguridad. El coche no está parado ni estacionado, se ve claramente en la secuencia, y el hecho de no llevar el cinturón permite a la dirigente del Partido Popular moverse libremente en su asiento para mostrar a cámara las cuartillas que le gusta usar para trabajar. También las mascarillas quirúrgicas que se adapta ella misma para el día a día y de las que dice usar una al día. Cuentas que no salen, porque la recomendación del Ministerio de Sanidad es que depende de las indicaciones que dé el fabricante en el etiquetado, pero que “se suele recomendar no usar la mascarilla más de cuatro horas”.

Pero, volviendo al detalle del cinturón, esta infracción recuerda aquellas polémicas palabras de José María Aznar cuando, en la un acto cuestionó una campaña de la DGT en aras de la seguridad vial. Aquellas declaraciones se hicieron en el marco de la entrega de una medalla de honor de la Academia del Vino de Castillo y León celebrada en Valladolid en 2007. Entonces, Aznar criticó los carteles vistos en la carretera en los que se había estampado la frase “no podemos conducir por ti”.

Un lema que al expresidente del Gobierno no le gustó especialmente e incluso le molestó de alguna manera a tenor de sus palabras. “¿Quién te ha dicho a ti las copas de vino que yo tengo o no tengo que beber? Déjame que las beba tranquilo mientras no ponga en riesgo a nadie, ni haga daño a los demás”, dijo en su discurso. 

Muchos años después, aquellas declaraciones aún le persiguen. De hecho, Jordi Évole le preguntó no hace mucho por ellas en su nuevo programa en La Sexta. Primero le puso el corte para recordarlas textualmente y de su propia boca, que el político del PP recibió entre risas. De aquello dijo primero que era “la filosofía de un liberal” para después arrancarse con un discurso muy similar al esgrimido por Ayuso durante toda la campaña sobre la libertad.

“Cuidado con las restricciones de la libertad, porque la libertad hoy está bajo riesgo y está bajo amenaza. Entonces, cuidado con todas estas cosas, porque aquí se declaran estados de alerta, se suprimen libertades, se declaran toques de queda, todo eso afecta a la libertad de las personas. Yo no digo que no haya que hacerlo, digo que todo eso afecta a la libertad de las personas y usted tiene derecho a libertad de movimientos, tiene derecho a libertad de expresión (…)”, le decía a Évole en la entrevista publicada a primeros de marzo de este mismo año.

Sobre las declaraciones del vino y la carretera, quiso aclarar después que no sabía, porque asegura que había pasado mucho tiempo en el extranjero justo antes de ese acto en Valladolid, “que se había puesto una campaña en marcha y no entendía los rótulos que decían no podemos conducir por ti”. El conductor de Lo de Évole le recordó que decir aquello “parecía una irresponsabilidad por su parte”. El argumento de Aznar en su defensa es que él matizó que “siempre y cuando no pongan en peligro a nadie”. A lo que Évole le respondió que beber y conducir implica riesgo. 

La conversación, en aquella ocasión, acabó con un “lo siento mucho, no me enteré que había una campaña, qué quiere que le diga” con alguna que otra sonrisa intercalada y una aclaración de que no era una disculpa lo que estaba diciendo y que, aún así, “después de todo eso seguiré diciendo que cuantas muchas más libertades haya, mejor. Y cuantas menos restricciones haya, mejor”. Una última frase para zanjar el asunto que bien podría haber dicho Ayuso también.

EN VÍDEO | Bonig deja la primera línea de la política tras perder la confianza del PP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente