La estación de Metro de Gran Vía vuelve "antigua pero moderna"

·4 min de lectura

Madrid, 15 jul (EFE).- Más de cuarenta años han pasado desde la última vez que los madrileños pudieron contemplar el templete de Antonio Palacios en la estación de Metro de Gran Vía. Tras mil días cerrada por obras, la estación se estrena como la "más moderna" de España pero con la réplica del antiguo templete de 1920 diseñado por el arquitecto Antonio Palacios.

Esta estación, con las líneas 1 y 5 de Metro, ahora se conecta de manera subterránea con la de Sol, y será la primera estación 4.0 de España, con tres niveles que albergarán un museo con los restos arqueológicos aparecidos durante las obras de excavación y ampliación, cuatro nuevos ascensores, 13 escaleras mecánicas, o 14 máquinas de venta de títulos de viaje con tecnología 4.0.

Sin embargo, la decoración "futurista" de su interior contrasta con la historia que alberga la estación y que bien ilustra su nuevo templete, que replica el original de 1920 que permaneció hasta 1970, cuando fue desmantelado para su traslado a Porriño, localidad de origen del arquitecto Antonio Palacios.

A lo largo de los años, la estación de Gran Vía fue refugio y vivienda durante la Guerra Civil (1936-1939); durante la dictadura franquista, en 1940, pasó a llamarse 'José Antonio', recuperando su nombre original en 1983, aunque, en un principio, la estación de Gran Vía iba a llamarse 'Red de San Luis'.

Ahora, más de mil días después y cuatro presidentes regionales más tarde, vuelve a estar operativa para todos los madrileños, algunos contentos con el resultado final, y otros no tanto.

"Me parece horrible, una paletada. No lo tenían que haber tirado el templete y, cuando lo tiraron, pues se acabó, ahora tendrían que hacer una cosa sencilla, no esto que quita la vista de unos edificios preciosos si vas subiendo Montera hasta Gran Vía", comenta Mari Carmen, que recuerda todavía el templete original.

"El interior puede estar bien, pero lo que no nos gusta es esta puerta, que no tiene sentido hoy en día. En su día el original estuvo y se quitó ¿Por qué hay que volver otra vez a lo que había? Son épocas y hay que ir evolucionando", añade la mujer.

Ana, sin embargo, llevaba tiempo "esperándola", porque le gustaba el templete que había y opina que fue "un error quitarlo" porque era "muy bonito", por lo que está "contenta" porque por lo menos "este lo han hecho casi igual que el otro".

Los que reparan no tanto en el templete y sí en la esperada reapertura de esta estación son los comerciantes de la zona, como es el caso de Abel, que trabaja en uno de los comercios más próximos a la misma.

"A la gente que trabajamos por aquí ya nos hacía falta, la necesitábamos y lo vamos a notar bastante", señala el joven, que durante el tiempo que ha permanecido cerrada tenía que bajarse del Metro en la estación de Sol o de Callao y caminar hasta su lugar de trabajo, por lo que ahora recuperará tiempo y comodidad.

"Está espectacular, pero han tardado bastante en hacerlo, tres años y pico, una barbaridad", añade mientras mira de arriba a abajo el templete, como decenas de personas a su alrededor.

Rafael también la observa, pero con casco en mano y la mirada de satisfacción de quien ha tenido mucho que ver en su resultado final, ya que ha trabajado en estas obras de remodelación que aunque han acarreado "mucho agobio y mucha presión" se ha conseguido al final, "que es lo importante", dice el hombre, que no duda en afirmar que la espera ha merecido la pena porque ha quedado "de lujo".

Gladis está contenta con esta reapertura, porque antes de que cerrase la estación solía utilizarla con frecuencia, por lo que ahora ya no tendrán que utilizar otras estaciones más lejanas para llegar a este punto de la Gran Vía, y celebran también que haya un acceso a la estación de Sol y, por lo tanto, al servicio de Cercanías.

La presidenta Isabel Díaz Ayuso ha sido la encargada de inaugurar esta estación tras unas obras que ya han pasado por tres presidentes madrileños más: Cristina Cifuentes, quien las aprobó; Ángel Garrido (luego consejero de Transportes) y Pedro Rollán.

Ayuso ha llegado a la estación entre aplausos de sus seguidores y algún que otro grito contrario, tras lo que ha bajado una de las escaleras de acceso a la estación hasta el amplio vestíbulo, ha observado en una gran pantalla un vídeo de promoción de la Gran Vía, y ha comprado un billete sencillo en una de las nuevas máquinas.

"Este lugar va reunir parte de la historia de la ciudad pero también va a ser la primera estación 4.0 de España y es, por tanto, una de las estaciones pioneras de Europa", ha indicado la presidenta durante su intervención para inaugurar la estación.

"Estoy segura de que Metro de Madrid va a ser testigo privilegiado de la revolución económica, social y cultural que le espera a Madrid en los próximos meses y años", ha concluido Ayuso desde el interior de la estación de Gran Vía, que mañana volverá a dar servicio a todos los madrileños desde las seis de la mañana.

Marta Moreno

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente