Ayuso anuncia más becas, menos ratios y carga contra el Gobierno (otra vez)

·6 min de lectura
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (centro), junto al portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz (izquierda) y el vicepresidente de la Comunidad y consejero de Educación, Enrique Ossorio, este martes. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (centro), junto al portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz (izquierda) y el vicepresidente de la Comunidad y consejero de Educación, Enrique Ossorio, este martes. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (centro), junto al portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, Pedro Muñoz (izquierda) y el vicepresidente de la Comunidad y consejero de Educación, Enrique Ossorio, este martes. (Photo: Europa Press News via Europa Press via Getty Images)

Nuevo curso, nueva etapa, aunque no hay cambios en el empeño de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso para erigirse como baluarte contra el Gobierno, en este caso a raíz del decreto de ahorro energético, que es la punta de lanza de las críticas de la presidenta.

La jefa del gobierno autonómico inauguró hoy en rueda de prensa el curso político. Anunció un aumento de becas, una bajada de los ratios de alumnos por aula, medidas para bajar el consumo de gas, un compromiso para mejorar la sanidad pública y la cesión de las infraestructuras del inacabado tren de Navalcarnero.

Más becas y bajada de ratios en educación

Tras defender las becas para familias que ingresan más de 100.000 euros el pasado julio, Ayuso ha anunciado este miércoles un incremento del 68% en las becas, hasta alcanzar los 226 millones. Es el “presupuesto más alto de la historia” para esta cuestión, ha aseverado la presidenta. Podrán beneficiarse, según el anuncio, 609.000 familias.

La situación de las familias ha motivado este aumento, según se desprende de las declaraciones de la jefa de gobierno: “Enfrentan a un curso muy complicado con un importante incremento en los precios, de ahí este impulso por la igualdad de oportunidades junto con la calidad y la libertad de elección”.

Otro anuncio estrella de la presidenta ha sido la bajada de ratios en la educación pública de 25 a 20 alumnos por aula, que será posible con la incorporación de 1.266 profesores. Los nuevos docentes se sumarán a los 2.120 que se sumaron en 2021 y que este curso se mantienen, ha asegurado Enrique Ossorio, vicepresidente y consejero de Educación. De esta manera, la Comunidad asegura que el número de profesores se ha incrementado en más de 8.000 desde 2019.

Por tercer año consecutivo, las plazas de Formación Profesional superan a las de bachillerato, un dato que ha aportado Ayuso y ha corroborado Ossorio. En total, 152.000 alumnos más en estas disciplinas formativas. Sin embargo, el dato no tapa la polémica denunciada por Comisiones Obreras sobre los 33.275 estudiantes que se han quedado sin plaza en ese ámbito para el curso que empieza.

Para este curso, el consejero ha anunciado que se eliminarán definitivamente las medidas de prevención del covid de las aulas, aunque se “mantendrá el esfuerzo” en materia de limpieza, se continúa recomendando la ventilación constante de las aulas y la obligatoriedad del uso de la mascarilla en el transporte escolar.

El ariete de la energía

Durante la comparecencia, Ayuso no ha perdido ocasión para atacar al Gobierno de Pedro Sánchez por la “imposición” del decreto de ahorro energético que salió adelante en el Congreso de los Diputados el pasado jueves.

Tras anunciar a principios de agosto que Madrid no se apaga, la presidenta ha vuelto a la carga afirmando que aún no han recibido ninguna noticia sobre las medidas adicionales de ahorro anunciadas para el Gobierno. Una afirmación que el Ejecutivo denunció que no era cierta y que “cuando llaman al PP nadie se pone al teléfono”. Trastos van, trastos vienen y que si quieres arroz Catalina.

Las flores sucedieron a las críticas cuando la presidenta anunció tres medidas para fomentar el ahorro de las familias y la reducción del consumo de gas, que son: reducir el precio de la luz, el consumo de gas y la dependencia del mismo.

Estas iniciativas, que no conllevan “imposiciones ni dogmas” (ni una pullita se pasa por alto), tienen su locomotora en un plan de renovación para las calderas de gas, que aumentaría la eficiencia y reduciría el consumo entre un 15% y un 20%, según la consejera de Medio Ambiente, Paloma Martín Martín.

Martín ha incidido, además, en la necesidad de que estas renovaciones se contemplen en los planes de financiación ligados a los fondos Next Generation de la Unión Europea.

Al mismo tiempo, la consejera ha criticado el tope del gas fijado para España en la denominada como excepción ibérica, por surtir el efecto contrario al esperado: encarecer la factura de la luz de los consumidores. Sin embargo, algunos expertos han explicado a El HuffPost que de no ser por el tope, la factura podría ser aún más cara.

Reapertura de los SUAPS

En materia sanitaria, la presidenta ha afirmado que redoblará “sus esfuerzos” por mejorar la sanidad pública madrileña, en la cual cree y quiere seguir fomentando. Ha admitido que las comunidades autónomas deben “poner de su parte” y que por eso se ha comprometido a “continuar con las reformas” en los centros hospitalarios y los centros de salud.

En esa línea, Ossorio ha detallado que se han licitado las construcciones de dos centros de salud, uno en Parla y otro en Fuenlabrada. Lo que en ningún momento ha salido a colación fue el estado de algunos hospitales como el Gregorio Marañón, en el cual sus trabajadores han denunciado condiciones altamente deficientes.

A las preguntas de los periodistas sobre las reaperturas de los Servicios de Emergencias en la Atención Primaria, que llevan cerrados más de dos años, y que la presidenta se comprometió a reabrir en septiembre, habrá que esperar, mínimo, un poco más. Será “en las próximas fechas, pero en torno al mes de octubre”, ha declarado esta vez Ayuso.

El tren de Navalcarnero y los embalses

El tren fantasma de Navalcarnero, que quedó a medio hacer con la crisis económica y la quiebra de la empresa concesionaria y que ha conllevado todo un culebrón judicial, también ha salido durante la rueda de prensa.. Es uno de los grandes fiascos que inició Esperanza Aguirre y que hoy Ayuso “ofrece” al Ministerio para que finalice las obras.

Un periodista ha señalado que esa obra se inició “sin tener la aprobación del Ministerio de Fomento de entonces”, y a continuación preguntó que por qué ahora se pasaba la pelota. Si te he visto no me acuerdo. Ayuso ha tratado de zanjar al asunto: “Hubo un acuerdo de colaboración para empezar las obras, y ahora no queremos errar porque no tenemos competencias, y queremos dárselo al Ministerio para que finalice las obras y las conecte con la línea C5 de cercanías”.

Por otro lado, la consejera de Medio Ambiente ha querido remarcar, ante otra pregunta de una periodista sobre el estado de los embalses, que en Madrid no se prevén cortes de agua ni racionamientos de ningún tipo. Si bien es cierto que las reservas están “unos puntos” por debajo de la media de estas fechas, al 59% de su capacidad, tal riesgo no existe y ha señalado que es gracias al “uso responsable que los madrileños hacen del agua”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

Más información