Ayuso afirma que la ley Celáa priva del derecho a aprender español

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 15 nov (EFE).- La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, considera que la ley Celaá "priva a los estudiantes del derecho constitucional a aprender el español y cercena la libertad de las familias para elegir la educación concertada y especial".

Así lo ha afirmado Díaz Ayuso, que ha participado esta mañana en la recogida de firmas del PP del distrito de Salamanca, junto al consejero de Educación, Enrique Ossorio, dentro de la campaña que ha puesto en marcha el PP en sus sedes para mostrar su rechazo.

"Queremos recoger firmas en contra de la ley Celaá, una ley de la que estamos absolutamente en contra porque no solo merma la calidad de la enseñanza, sino que priva a los estudiantes del derecho constitucional a aprender el español en su tierra, en España, y cercena poco a poco la libertad de las familias para elegir la educación concertada y especial, que es el objetivo de la izquierda", ha explicado.

Esta ley, según Díaz Ayuso, se produce en un momento "muy difícil" y además "sin consenso ninguno" en la comunidad educativa ni entre las fuerzas políticas.

"Ahora que los españoles está sumidos en otra clase de problemas como la economía, la crisis sanitaria (...), es una aberración que impongan por la espalda una ley que sobre todo priva del derecho constitucional a aprender español en tu tierra, que es España", ha insistido la presidenta.

El consejero de Educación, Enrique Ossorio, también ha firmado para paralizar la Ley Celáa, que sigue su tramitación sin ningún consenso. “Todos los que defendemos una educación libre y de calidad debemos firmar contra la Ley educativa de Sánchez e Iglesias", ha dicho.

“Una norma sectaria que se está tramitando con nocturnidad y alevosia y que ataca la libertad de elección, la calidad educativa, la concertada, la educación especial y nuestra lengua: el español", según el consejero Enrique Ossorio.

La Comisión de Educación del Congreso aprobó el viernes su dictamen a la Lomloe o ley Celaá, que incorpora cambios al texto inicial a través de enmiendas sobre el castellano o los centros concertados, y que han puesto de relieve las discrepancias entre los partidos de izquierdas y derechas.

El texto, que pasa el próximo jueves al pleno del Congreso, donde aún se podrán aplicar cambios porque se mantienen algunas enmiendas, ha salido adelante por todos los grupos salvo PP, Ciudadanos, Vox y UPN.

La mayoría de los partidos defienden esta ley porque con ella se deroga la Lomce o ley Wert, mientras que PP, Ciudadanos y Vox han anunciado que la llevarán al Constitucional por el apartado sobre el castellano o por atacar la libertad de las familias en elegir un centro concertado.

(c) Agencia EFE