El Ayuntamiento de Madrid: hay aglomeraciones puntuales tras el cierre de los bares

Agencia EFE
·2 min de lectura

Madrid, 29 mar (EFE).- La delegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, ha afirmado que aglomeraciones como las de este fin de semana en el centro de la capital son "momentos puntuales" que se producen tras el cierre de los establecimientos hosteleros.

En declaraciones a Efe, Sanz se ha referido así a las imágenes que se han difundido de jóvenes bebiendo alcohol pasado el toque de queda, algunos de ellos sin mascarilla y sin respetar las medidas de seguridad.

"Hablamos de momento puntuales. En general los madrileños han cumplido las restricciones en un fin de semana que ha hecho un tiempo excepcional y con muchas personas en la calle", ha afirmado.

Para Sanz, la imagen de "alguna aglomeración" es un "hecho puntal" que, sin embargo, "preocupa y ocupa" al dispositivo de Policía Municipal de Madrid.

No obstante, ha asegurado que es "materialmente imposible" que la Policía esté en toda la ciudad "al mismo tiempo" y ha pedido responsabilidad "individual" a la gente. "Si no, seremos muy contundentes en sancionar estas actitudes", ha añadido.

La portavoz municipal ha defendido que si se producen estas concentraciones en el centro de la capital, los agentes municipales pueden cerrar la calle o establecer un control de acceso.

Sanz ha afirmado que estas aglomeraciones se producen en los momentos del cierre de los locales, "lógicamente", y por ello ha pedido que el "desalojo" se haga "lo más rápido posible".

Preguntada por el balance policial del inicio de la Semana Santa, la delegada ha elogiado el "cumplimiento masivo" de la normativa por parte de los ciudadanos que han salido a la calle, como estaba previsto que iba a pasar con un "cierre perimetral".

Hasta el pasado sábado, 27 de marzo, la Policía Municipal de Madrid ha sancionado a 459 personas por no llevar mascarilla, 389 por botellón y 1.100 por incumplimiento del toque de queda.

Este fin de semana el número de fiestas o reuniones ilegales se ha reducido a 353, algo que se achaca al buen tiempo ya que desde hace algunas semanas "hay más actividad en la calle".

Sanz ha dicho que en la vía pública es "más sencillo actuar" que en domicilios, y en próximas fechas habrá más prevención de los botellones.

La delegada municipal ha reclamado a la Delegación del Gobierno "más apoyo" para combatir las actitudes incívicas y que se impliquen más efectivos de Policía Nacional en la detección de fiestas ilegales y en la vigilancia del toque de queda.

Para los próximos días festivos, Sanz ha hecho un llamamiento a los madrileños ya que queda un "último esfuerzo" hasta que las vacunas lleguen "lo más rápido posible".

Ha pedido a los ciudadanos que "salgan con todas las garantías" y ha advertido que la Policía Municipal será "muy contundente" con las actitudes rechazables que "necesitamos que desaparezcan".

(c) Agencia EFE