¿Quién era Ayman al-Zawahri y en qué situación queda Al Qaeda tras su muerte?

·7 min de lectura
¿Quién sustituirá al hombre que sustituyó a Bin Laden? <a href="https://www.gettyimages.com/detail/news-photo/osama-bin-laden-sits-with-his-adviser-ayman-al-zawahiri-an-news-photo/681898?adppopup=true" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:Visual News / Getty Images" class="link ">Visual News / Getty Images</a>
¿Quién sustituirá al hombre que sustituyó a Bin Laden? Visual News / Getty Images

Ayman al-Zawahri, líder de Al Qaeda y conspirador de los atentados terroristas del 11-S, fue eliminado en un ataque con un avión no tripulado en la ciudad afgana de Kabul, casi un año después de que las tropas estadounidenses salieran de Afganistán tras décadas de lucha en este país.

Nacido en Egipto, Ayman al-Zawahri se convirtió en el máximo dirigente de Al Qaeda en 2011, después de que su predecesor, Osama bin Laden, fuera asesinado en una operación ordenada por Barack Obama. El ascenso de al-Zawahri se produjo tras años en los que el liderazgo de Al Qaeda se había visto minado por los ataques estadounidenses con aviones no tripulados en Pakistán. El propio Bin Laden había estado luchando en los años anteriores a su muerte para ejercer el control y la unidad en toda la red global de afiliados de Al Qaeda.

Ayman al-Zawahri desafiando al entonces presidente George W. Bush. <a href="https://newsroom.ap.org/detail/BidenAfghanistan/32481436d03047e8892fd3cef111ea9b/photo?Query=Zawahri&mediaType=photo&sortBy=arrivaldatetime:desc&dateRange=Anytime&totalCount=67&currentItemNo=23" rel="nofollow noopener" target="_blank" data-ylk="slk:AP Photo/B.K.Bangash" class="link ">AP Photo/B.K.Bangash</a>
Ayman al-Zawahri desafiando al entonces presidente George W. Bush. AP Photo/B.K.Bangash

Al-Zawahri sucedió a Bin Laden a pesar de tener una reputación dudosa. Aunque tenía un largo historial de participación en la lucha yihadista, muchos observadores e incluso los yihadistas lo consideraban un lánguido orador sin credenciales religiosas formales ni reputación en el campo de batalla.

Al carecer del carisma de su predecesor, la imagen de al-Zawahri como líder no se vio favorecida por su tendencia a embarcarse en discursos largos, serpenteantes y a menudo desfasados.

Al-Zawahri también tuvo problemas para librarse de los rumores de que era un informador de la prisión mientras estaba detenido en Egipto.

La influencia de al-Zawahri se redujo aún más durante la serie de levantamientos populares conocidos como la Primavera Árabe, que recorrió el norte de África y Oriente Medio, cuando parecía que Al Qaeda había quedado al margen y era incapaz de aprovechar eficazmente el estallido de la guerra en Siria e Irak. Tanto para los analistas como para sus partidarios, al-Zawahri parecía el símbolo de una Al Qaeda anticuada y rápidamente eclipsada por otros grupos a los que había ayudado a entrar en la escena mundial.

Pero con el colapso del califato del grupo Estado Islámico en 2019, el regreso al poder en Afganistán de los aliados de Al Qaeda, los talibanes, y la persistencia de las filiales de Al Qaeda especialmente en África, algunos expertos sostienen que al-Zawahri guió a Al Qaeda durante su período más difícil y que el grupo sigue siendo una potente amenaza. De hecho, un alto funcionario de la administración Biden dijo a Associated Press que, en el momento de su muerte, al-Zawahri seguía ejerciendo la “dirección estratégica” y se le consideraba una figura peligrosa.

¿Dónde queda Al Qaeda tras su muerte?

Matar o capturar a los principales líderes terroristas ha sido una herramienta clave de la lucha antiterrorista durante décadas. Este tipo de operaciones eliminan a los líderes terroristas del campo de batalla y obligan a luchas de sucesión que perturban la cohesión del grupo y pueden exponer las vulnerabilidades de seguridad. A diferencia del Estado Islámico, que tiene unas claras prácticas de sucesión de liderazgo que ha exhibido en cuatro ocasiones desde la muerte en 2006 de su fundador Abu Musab al-Zarqawi, las de Al Qaeda son menos claras. El sucesor de al-Zawahri será sólo el tercer líder del movimiento desde su formación en 1988.

El principal aspirante es otro egipcio. Antiguo coronel del ejército egipcio y, al igual que al-Zawahri, miembro de la Jihad Islámica Egipcia, afiliada a Al Qaeda, Saif al-Adel está relacionado con los atentados de 1998 contra las embajadas de Estados Unidos en Tanzania y Kenia que lanzaron a Al Qaeda como una amenaza yihadista global. Su reputación como experto en explosivos y estratega militar le ha valido un gran prestigio dentro del movimiento de Al Qaeda. Detrás de al-Adel hay otras posibilidades, y un reciente informe del Consejo de Seguridad de la ONU identifica a varios posibles sucesores.

En cualquier caso, podríamos decir que Al Qaeda se encuentra en una encrucijada. Si el sucesor de al-Zawahri es ampliamente reconocido como legítimo tanto por el núcleo de Al Qaeda como por sus afiliados, podría ayudar a estabilizar el movimiento. Pero cualquier ambigüedad en torno al plan de sucesión de Al Qaeda podría poner en tela de juicio la autoridad del nuevo líder, lo que a su vez podría fracturar aún más el movimiento.

Las pruebas sugieren que la presencia de Al Qaeda como movimiento global sobrevivirá a la muerte de al-Zawahri, al igual que ocurrió con la de Bin Laden. La red ha visto una serie de éxitos recientes. Los talibanes, aliados desde hace mucho tiempo, se hicieron con el control de Afganistán con la ayuda de Al Qaeda en el subcontinente indio, una filial que ahora está ampliando sus operaciones en Pakistán e India. Mientras tanto, las filiales de todo el continente africano –desde Malí y la región del lago Chad hasta Somalia– siguen siendo una amenaza, y algunas de ellas se están expandiendo más allá de sus áreas tradicionales de operación.

Otros afiliados, como Al Qaeda en la Península Arábiga, con sede en Yemen, siguen siendo leales al núcleo y, según el equipo de vigilancia de la ONU, están dispuestos a reavivar los ataques en el extranjero contra Estados Unidos y sus aliados.

Ahora, el sucesor de al-Zawahri tratará de conservar la lealtad de los afiliados a Al Qaeda mientras ésta se esfuerza por seguir siendo una potente amenaza.

¿Qué nos dice esto sobre las operaciones estadounidenses en Afganistán bajo los talibanes?

La retirada estadounidense de Afganistán en agosto de 2021 suscitó preguntas sobre si Estados Unidos podría mantener la presión sobre Al Qaeda, ISIS-K y otros grupos armados en el país.

Los funcionarios estadounidenses explicaron que una estrategia “por encima del horizonte” –lanzando ataques quirúrgicos e incursiones de operaciones especiales desde fuera– permitiría a Estados Unidos hacer frente a los problemas que surgieran, como los ataques terroristas y el resurgimiento de las redes terroristas.

Pero muchos expertos no estaban de acuerdo. Y cuando un ataque erróneo de un avión no tripulado estadounidense mató a siete niños, a un trabajador humanitario empleado por Estados Unidos y a otros civiles el pasado otoño, esa estrategia se sometió a un fuerte escrutinio.

Para los que dudaban de que Estados Unidos siguiera teniendo el deseo de perseguir a los terroristas clave en Afganistán, el asesinato de al-Zawahri da una respuesta clara. Este ataque al parecer, implicó una vigilancia a largo plazo de al-Zawahri y su familia y un intenso debate dentro del gobierno estadounidense antes de recibir la aprobación presidencial. El presidente Joe Biden afirmó que se llevó a cabo sin víctimas civiles.

Al mismo tiempo, Estados Unidos tardó 11 meses en atacar su primer objetivo de alto valor en Afganistán bajo los talibanes. Esto contrasta con los cientos de ataques aéreos ejecutados en los años anteriores a la retirada de Estados Unidos.

El ataque se produjo en un barrio de Kabul poblado por altos cargos talibanes. El propio piso franco pertenecía a un alto ayudante de Sirajuddin Haqqani, un terrorista buscado por Estados Unidos y uno de los principales líderes talibanes.

Ayudar e instigar a al-Zawahri fue una violación del acuerdo de Doha, según el cual los talibanes acordaron “no cooperar con grupos o individuos que amenazaran la seguridad de Estados Unidos y sus aliados”. Las circunstancias del ataque sugieren que si Estados Unidos quiere realizar operaciones eficaces en Afganistán, no puede contar con el apoyo de los talibanes.

El ataque contra al-Zawahri tampoco aclara si la estrategia estadounidense tras la retirada puede servir para contener a otros grupos yihadistas de la región como ISIS-K, que se opone vehementemente a los talibanes y se está expandiendo en Afganistán.

De hecho, creemos que si más yihadistas perciben que los talibanes son demasiado débiles para proteger a los principales líderes de Al Qaeda y sus afiliados, y al mismo tiempo son incapaces de gobernar Afganistán sin la ayuda de Estados Unidos, muchos verán al ISIS-K como la mejor opción.

Estas y otras dinámicas ponen de manifiesto los numerosos retos que plantea la lucha antiterrorista en Afganistán en la actualidad, y que probablemente no se resolverán con ataques ocasionales de drones y asesinatos de alto nivel.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Lea el original.

Las personas firmantes no son asalariadas, ni consultoras, ni poseen acciones, ni reciben financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y han declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado anteriormente.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente