Avanza la investigación sobre el ataque a Cristina Fernández; declaró la pareja del autor

·3 min de lectura

Brenda Uliarte concluyó el martes por la noche su testimonio tras ser detenida por posible cómplice de Fernando Sabag Montiel, el hombre que gatilló un arma frente a la cabeza de la vicepresidenta de Argentina. Ella sólo respondió preguntas de su abogado de oficio, se desligó de la responsabilidad y desconoció los objetos mostrados por la justicia. Su letrado oficial será un hombre acusado de ser entregador del coche bomba que se utilizó en el atentado a la Asociación Mutual Israelita Argentina.

Con el correr de las horas posteriores al intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner que paralizó el panorama político de Argentina, llegó el momento de avanzar en las investigaciones para esclarecer los sucesos.

Fernando Sabag Montiel, el brasileño que empuñó el arma contra la vicepresidenta, está imputado por ser el autor del hecho y se negó a declarar ante la jueza María Eugenia Capuchetti. No obstante, le aclaró a la magistrada que su pareja, Brenda Uliarte, no estuvo involucrada.

El martes 6 de septiembre fue el turno de la citación de la joven de 23 años. Fuentes judiciales le dijeron a la agencia Télam que la acusada se negó a prestar testimonio y solamente respondió preguntas de su abogado defensor, ignorando las del juzgado y la fiscalía.

Uliarte está siendo investigada por tentativa de homicidio, pero ella niega su participación. La agencia nacional de noticias argentina reconstruyó que vieron a la acusada “entera” y no se inmutó cuando le mostraron las pruebas recolectadas.

Además, aseguró que no sabía que Sabag Montiel era capaz de llevar a cabo un atentado de tal magnitud, el cual calificó como “aberrante”, y que no hubiese estado en el lugar si hubiera estado enterada de que su pareja iba a hacer el ataque.

Las imágenes de la noche del intento de magnicidio contradijeron la versión inicial de Uliarte al mostrarla en el lugar de los hechos junto a Sabag Montiel, a pesar de que había afirmado que no lo había visto. Incluso, continuó trabajando de vendedora ambulante de algodón de azúcar junto a sus compañeros.

Los cinco jóvenes del grupo de trabajo de Brenda también testificaron y negaron cualquier vinculación con la agresión a la vicepresidenta.

Este miércoles medios locales informaron que Uliarte dejará de ser defendida por el abogado Gustavo Kollman y pasará a ser representada por Carlos Telleldín, quien está acusado de ser el entregador del coche bomba que se utilizó en el atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y condenado por encubrimiento.

El golpe contra la AMIA de 1994 dejó 85 muertes y es considerado el peor ataque terrorista de la historia nacional, aún sin esclarecer.

Los elementos de la causa

La jueza Capuchetti terminó con el secreto de sumario que recaía sobre el expediente, el cual sumó una serie de fotografías que extrajeron de la tarjeta de memoria del teléfono de Sabag Montiel. Para los investigadores, estas imágenes evidencian un cierto nivel de planificación.

Según recogió la agencia Télam, hay fotografías del brasileño y Uliarte con la pistola Bersa que se usó en el ataque y municiones que fueron secuestradas en la requisa.

Además, hay secuencias que muestran seis balas y dos cajas de 50 municiones cada una (estas últimas, las recogidas en los allanamientos). En tanto que la otra media docena, suponen los investigadores, son las cinco que cargaban el arma el día del atentado y la sobrante fue usada para probar la pistola.

Los focos también están puestos en dirimir si Sabag Montiel y Uliarte hicieron trabajos de inteligencia previo en el barrio de Recoleta. Algunas grabaciones mostraron a la acusada vendiendo su algodón de azúcar en las inmediaciones de la casa de Cristina Fernández de Kirchner.

Con medios locales