Auxiliares afganos: "Le ayudamos al Ejército francés, nuestras vidas están en peligro"

·2 min de lectura

Mientras Francia puso fin a sus evacuaciones oficialmente, muchos afganos que trabajaron para el país siguen esperando su evacuación en Kabul. Nuestro enviado especial, Cyril Payen, fue a encontrarse con ellos. Testimonios.

“Ahora es demasiado tarde”. Mientras el Ejército estadounidense debe salir de Afganistán el martes 31 de agosto, varios países le pusieron fin en los últimos días a sus operaciones de evacuación en el aeropuerto de Kabul. Entre ellos Francia, que cerró su puente aéreo el viernes tras haber puesto a salvo “casi 3.000 personas, de las cuales más de 2.600 afganos”, según la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly. Pero una gran cantidad de Personal Civil de Reclutamiento Local (PCRL) afgano que trabajó para Francia aún se encuentra en el país.

“Recibí un correo donde estaba escrito que debía estar listo, con mi familia, para irme lo más pronto posible. Decía que la embajada me llamaría, y que debía tener listas mis maletas”, le cuenta a France 24 un antiguo traductor del Ejército francés. “Vendimos todo lo que teníamos. Ahora ya no tenemos nada”, continúa, de manera anónima.

“Fuimos al aeropuerto, pero no logramos cruzar las puertas. Antes de eso, yo tenía todos los papeles y los había enviado según el procedimiento indicado por los ministerios de Defensa y de Asuntos Extranjeros”, cuenta un segundo excolaborador del Ejército francés. “Pero en la embajada de Francia nos dijeron que debíamos esperar, que el expediente estaba siendo tramitado. Esperamos. Pero ahora es demasiado tarde”.

“Nuestras vidas están en peligro”

En total, 1.067 PCRL, de los cuales 538 intérpretes, trabajaron para Francia en Afganistán desde 2001, según un informe parlamentario publicado en abril de 2021. Entre ellos, “222 antiguos PCRL y sus familias, es decir, casi 800 personas” fueron evacuadas desde 2012, según la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly.

Desde la toma de poder del Talibán, alrededor de 20 personas más han podido salir del país.

“Podrían ser objetivos prioritarios para el Talibán, que ya los está buscando”, recuerda un miembro de una red clandestina que trabaja en Kabul para ayudarlos. “Han ayudado a extranjeros y esa es una línea roja para el Talibán”.

Para muchos de ellos, la situación es vista como un abandono y una promesa incumplida de parte del Gobierno francés. “No podemos irnos de nuestra patria porque los talibanes revisan los teléfonos y miran todos los detalles”, explica un tercer individuo.

“La situación es muy mala, nuestras vidas están en peligro. Trabajamos para el Ejército francés, al servicio del pueblo francés en Afganistán. Ahora les pedimos que todos seamos evacuados del país”.

Y una última persona concluye: “Le pedimos al Ejército francés que se acuerde de que hubo un tiempo en el que fuimos nosotros quienes ayudamos a sus soldados, quienes los acompañamos a sus misiones”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente